Etiquetas Mensajes etiquetados con "Profanación"

Profanación

Tres templos argentinos han sido profanados este fin de semana. En concreto, las parroquias Santa María de Betania y Nuestra Señora de los Dolores, y el santuario Jesús Sacramentado, todos del barrio porteño de Almagro, han aparecido con pintadas, destrozos y carteles a favor del aborto. 

La parroquia de Fresnedillas de la Oliva (Madrid) fue asaltada en la madrugada del lunes 9 de julio. Los profanadores destrozaron todo lo que encontraron a su paso. El cardenal Carlos Osoro celebrará un acto de desagravio el viernes 13 a las 20 horas en la misma parroquia.

Los restos del padre Berno fueron incinerados junto con los de otros 41 salesianos y enterrados a los pies de la imagen de María Auxiliadora en la parroquia San Juan Bosco de Altamira. "Hemos tenido cosas tan terribles como encontrar niños sacrificados en una bolsa", explica un sacerdote.

Un hombre de 36 años, que supuestamente padece esquizofrenia, destrozó las puertas, los bancos y las imágenes además de profanar el sagrario. En los últimos meses hay un continuo goteo de actos vandálicos en iglesias de toda América.

Un desconocido destruyó todas las imágenes religiosas de un templo católico en el estado de Paraná, en Brasil, el pasado 30 de diciembre.

El obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, oficiará un acto de reparación este jueves tras el asalto y robo a la parroquia. La profanación se ha producido de madrugada en la parroquia de San Francisco de Sales en el municipio de Parla, en el sur de la Comunidad de Madrid.

Unos asaltantes abren el sagrario en una capilla de las Hijas de la Caridad que se encuentra en una residencia de ancianos y tiran las formas consagradas por el suelo. No se sabe si se han llevado Hostias consagradas.

Nuevo caso de profanación en España, esta vez en la parroquia de la Virgen de Belén, situada en Alcalá de Henares. Los hechos tuvieron lugar en la noche del pasado martes al miércoles, aprovechando que la iglesia lleva una semana sin luz.

En la noche entre el 27 y 28 de agosto en la catedral de Bafia en Camerú, desconocidos perpetraron un “claro acto de profanación” al haberse hallado rastros de sangre sobre la tumba de un obispo que fue asesinado en junio de este año.