Etiquetas Mensajes etiquetados con "síndrome de Down"

síndrome de Down

No es la persona con Síndrome de Down quien debe probar su capacidad para contraer matrimonio, sino que la carga de la prueba recae sobre quien lo niegue. Hay que distinguir entre la "incapacidad" para prestar consentimiento y la "dificultad" para hacerlo.

San Segundo insiste en que los niños con Síndrome de Down viven “un reto” en cada etapa de su vida, pero eso no significa que den más problemas que otros. Además destaca que hay que buscar programas para lograr un “envejecimiento activo” de estas personas, cada vez más longevas.

Nunca le falta una sonrisa. Además, es una gran emprendedora que acaba de poner, con el respaldo de su familia, su propia marca de bisutería: Carmelamola. Y sí Carmen tiene síndrome de Down. 

Ismael fue abandonado por su madre, una chica de 17 años, alcohólica y esquizofrénica que reside en el departamento de Cusco. "Los niños con síndrome de Down, yo siempre digo, tienen un cromosoma adicional, que es el del amor”, asegura el sacedote.

“Me puse muy triste y le dije a mi marido: tenemos que mostrarle al mundo que estamos felices con estos chicos, que su vida vale la pena". "A pesar de las dificultades, la vida es mucho más alegre y feliz desde que ellos están en nuestras vidas”, expresan padres de personas con Síndrome de Down.

Por un lado se potencia la atención a unas 3.000 personas en toda la Comunidad de Madrid pero, por otro, cerca del 90 por ciento de los niños con síndrome de Down son abortados.

Twitter sigue con su doble rasero a la hora de bloquear cuentas. Mientras tolera todo tipo de mensajes a favor del asesinato de hijos por nacer, hace poco censuró a una chica por defenderlos.

La Fundacion Jérôme Lejeune ha puesto en marcha la concesión de ayudas para realizar y defender una tesis doctoral sobre investigación básica y clínica en síndrome de Down. La convocatoria va dirigida a titulados universitarios, con grado y postgrado para el curso 2018-2019. 

Cuando uno de los soldados golpea el suelo con su látigo, el niño se coloca al lado de “Jesús”, lo rodea con un brazo y lo acaricia con su otra mano.