Torey Branch se ha ensañado con su novia, embarazada de siete meses, golpeándola repetidamente en el abdomen hasta que abortara. Sin embargo, este horror no va a ser juzgado como un asesinato ni como un homicidio. Después de que Branch haya matado a su bebé, con premeditación y alevosía, va a ser juzgado por haber forzado un aborto.

El pasado miércoles, los miembros del jurado del caso de Torey Branch, vieron el vídeo de esta barbarie. La víctima, Mia Jones, estalló en incontrolables lágrimas a medida que revivía la macabra paliza. El llanto era tan desgarrador que el juez, Alexandre Jeong, interrumpió el juicio y concedió una pausa para que Mia pudiese recomponerse.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Me quedé ahí tirada conteniendo la respiración, no quería que supieran que seguía viva.Creí que iba a morir»

Mia fue golpeada por Branch y por su actual novia en el abdomen hasta que la dejaron inconsciente, yaciendo en un charco formado por su propia sangre. A tenor de las circunstancias y del miedo, Mia declaró «me quedé ahí tirada conteniendo la respiración, no quería que supieran que seguía viva. Creí que iba a morir».

Mia Jones se negó a las presiones de su ex novio para abortar

Mia se había negado varias veces a los intentos de Branch por concertar una cita para que le realizaran un aborto. Ella y Torey tuvieron una relación tóxica e intermitente durante 9 años y él se negaba a que ella tuviese el bebé, al que iba a llamar Kennedy Victoria.

Para que le dejase en paz, Mia le dijo a Branch que le iba a contar a su actual novia que estaba embarazada y que el bebé era suyo. Branch engañó a Mia y quedaron para tomar algo. En su lugar, la nueva novia de Branch apareció y empezó a golpear y a intentar ahogar a Mia. Al cabo de un rato, Branch llegó y terminó el trabajo matando a su propio hijo.

Kennedy Victoria murió como consecuencia de la paliza y Mia tuvo que someterse a una cesárea para que le pudieran sacar el cadáver de su propio hijo. Stephen Casey, abogado y jefe del consejo del Centro de Defensa de la Vida en Texas, ha asegurado que “este caso nos enseña en qué se ha convertido Estados Unidos: una nación sin consecuencias que ignora el valor de la vida por nacer”, como ha recogido Life Site News.

Este hombre ha asesinado a un nino inocente y ha maltratado a la madre del bebé”, ha dicho el abogado, “¿Cuándo nos hemos alejado tanto de aquellos días donde los hombres consideraban a las mujeres y los ninos primero?”.  Ahora los hombres evitan sus responsabilidades. Casey concluyó, afirmando con contundencia: “Este hombre debe ir a la cárcel por asalto y asesinato”.

Otros dos casos de hombres que no merecen tal nombre

La historia de Mia, la historia en la que una mujer recibe una paliza porque no quiere abortar, no es algo fuera de lo común. El pasado enero, un joven de 22 años de edad de Nueva York mató a una niña de 14 años de edad, prendió fuego a su cuerpo, colocó los restos carbonizados en una maleta y la arrojó al mar. Todo porque ella se había negado a abortar a su bebé.

Un hombre de Pensilvania estranguló a su novia, de 24 años de edad, matándola a ella y a su bebé. Un hombre de Louisiana mató a su ex-novia embarazada después de que ella se negase a abortarA pesar de matar a su ex-amante y a su bebé, este hombre, Alfred E. Smith, fue condenado solamente de asesinato en segundo grado.

Comentarios

Comentarios