Charlie Gard
Chris Gard y Connie Yates con su hijo Charlie, en la unidad de cuidados intensivos del hospital Great Ormond, en Londres. (Fotografía: 'The Sun')

Ciudadanos de los cinco continentes piden al hospital que no desconecte el soporte vital de Charlie Gard. Una petición del Grupo CitizenGO difundida por internet en doce idiomas suma más de 350.000 apoyos para que el hospital permita a los padres de Charlie trasladar al pequeño a Estados Unidos.

El presidente de HazteOir.org y del Grupo CitizenGO, Ignacio Arsuaga ha asegurado que “la voz de cientos de miles de personas es decisiva para que el bebé siga viviendo como desean sus padres, que sin duda  quieren lo mejor para su hijo”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y es que el drama del bebé británico para el que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha decretado la muerte contra la voluntad de sus padres provoca reacciones en todos los países.

“No es un problema de recursos económicos ni de hospitales que reciban al bebé porque varios países se han ofrecido a acogerlo y cuidarlo”, recuerda Ignacio Arsuaga

Charlie Gard padece una enfermedad genética que le atrofia los músculos y necesita las máquinas para seguir con vida. El hospital decidió que ya no había nada que hacer pero  los padres no se rindieron. Lograron recaudar 1,4 millones de libras, casi 1,5 millones de dólares, que es el coste de trasladarlo a Estados Unidos para un tratamiento experimental.

El Great Ormon Street Hospital en el que está ingresado el bebé, de tan sólo diez meses de edad, no sólo ha negado a los padres la posibilidad de llevarse al pequeño sino que ha llevado el caso a la justicia británica y posteriormente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha dictaminado que se retire el soporte vital a Charlie. La desconexión provocaría su muerte inmediata.

“No es un problema de recursos económicos ni de hospitales que reciban al bebé porque varios países se han ofrecido a acogerlo y cuidarlo”, recuerda Ignacio Arsuaga.

Es la vida de un niño la que está en juego y debemos movilizarnos aún más para que el hospital sienta la presión y acceda al deseo de los padres de trasladarlo a un centro donde pueda seguir un tratamiento experimental”, concluye.

También te puede interesar:

El Papa y la movilización ciudadana logran una prórroga para que no desconecten a Charlie Gard

Comentarios

Comentarios