La situación había llegado al límite para Sandra Milena Tejada. A sus 26 años, sabía que tenía dos meses de embarazo y, tras mucho pensarlo, consideró que el aborto era la mejor opción.

“Me enteré de que estaba embarazada y fueron momentos muy difíciles. Ninguna mujer toma esta decisión creyendo que es la decisión fácil, es algo muy duro”, explicó a Actuall la joven.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Se subió a un bus y se dirigió hacia Profamilia, el centro abortivo filial de Planned Parenthood en Colombia. Mientras iba de camino, tomó su celular y empezó a revisar las notificaciones de Facebook.

En medio de su pantalla apareció una noticia que contaba como grupos provida agrupados por la campaña 40 días por la vida se manifestaban frente a al abortorio al que ella pensaba ir. Así las cosas, cambió de rumbo y se dirigió a las instalaciones de Oriéntame, otro centro abortista, a pocos metros de su destino inicial.

Pero una jugada del destino hizo que, sin saberlo, caminara al centro de la manifestación provida. El periodista que había redactado la pieza confundió los nombres de los dos únicos centros legales de aborto el distrito de Teusaquillo en Bogotá, por lo que mientras Sandra caminaba por la acera se encontró con los manifestantes.

“Nunca me juzgaron, sólo sentí amor y misericordia ese día”, dijo la joven

“Se me acercó un señor que no he vuelto a ver en mi vida y me entregó una estampa. Yo le dije que me dejara en paz que iba con prisa, pero el insistió en hablar conmigo y me acercó al grupo de personas. De repente todo tuvo sentido y yo sólo me puse a llorar”, comentó Tejada.

Entre abrazos y apoyo, la joven contó su historia y recibió apoyo por parte de las redes de acogida a mujeres embarazada que estaban presentes. “Nunca me juzgaron, sólo sentí amor y misericordia ese día”, dijo la joven.

Ahora, con siete meses de embarazo, Sandra espera ansiosa el nacimiento de su hija, Violeta, en abril y cuenta con orgullo cómo la protección de esa vida es fruto de la primera campaña de oración para promover el “principio del fin del aborto”.

“A quienes se encuentran en esta situación les diría que hay mucha gente dispuesta a ayudar, no estás sola. Dios no te deja sola”, concluyó la futura mamá.

Un grupo de voluntario s de 40 días por la Vida en Colombia / Facebook
Un grupo de voluntarios de 40 días por la Vida en Colombia / Facebook

10 ciudades en Colombia tendrán 40 días por la vida 

“El fruto de esos primeros 40 días se tradujo en 12 mamás que dijeron no al aborto y sí a la vida; en la unión de 30 movimientos que apoyan la campaña; la colaboración de 3.000 voluntarios; la participación de 40 sacerdotes, y la suma de 10 ciudades más para la segunda versión”, explicó a Actuall Pamela Delgado, líder de la iniciativa en Colombia.

Durante la cuaresma, diez ciudades en Colombia se sumarán a la campaña de cuaresma de ’40 días por la vida’, cosa que convierte al país en primero del mundo de habla hispana con más ciudades vinculadas a la campaña.

Para Delgado, la razón para repetir la campaña y ampliarla a un nivel nacional radica en dar una batalla “de corazón a corazón, mirando a los ojos a las mujeres que están atravesando esta situación y hacerle sentir que no está sola y que, sin conocerla, ya hay quienes la quieren y rezan por ella”.

Pamela Delgado, líder de 40 Días por la vida en Colombia / José Elías Ruiz - niumedia.co
Pamela Delgado, líder de 40 Días por la vida en Colombia / José Elías Ruiz – niumedia.co

La iniciativa, coordinada en el país suramericano por un grupo de laicos, nació en Texas (Estados Unidos) en 2004, cuando los cristianos locales organizaron una campaña de oración para revitalizar los esfuerzos provida en su comunidad. En 2007, la campaña se institucionalizó y se expandió a otros 30 países.

Este año, 40 días por la vida Colombia trabajará además como una red de conexión provida, uniendo los esfuerzos de diferentes organizaciones para acercar a los voluntarios con toda la comunidad inmersa en al industria del aborto.

“Para quienes están trabajando en la industria tenemos nuestras oraciones, todo nuestro amor y nuestra esperanza de que pueden salir de esto”, explicó Delgado y añadió que “nuestro mensaje es que siempre se puede volver a empezar y a reconciliar tu propia historia”.

Comentarios

Comentarios