Sesenta y un  países en todo el mundo practican el aborto libre mientras que 59 lo hacen con la pena de muerte, pero sólo ocho de ellos consideran legal ambos métodos. Se trata de China, EEUU, Vietnam, Corea del Norte, Cuba, Singapur, Baréin y Guyana, es decir, algunas de las mayores dictaduras del planeta más el país más poderoso de la tierra, que aplica la justicia con la misma vara de medir que sus mayores enemigos, China y Corea del Norte.

Son incontables las víctimas que cada año mueren por culpa de estos métodos, sobre todo porque muchos estados falsean u ocultan las cifras, pero las estimaciones lo sitúan cerca de los 50 millones anuales. Y de todos los países, el que más muertes acumula con diferencia es China, que con su política del hijo único ha condenado a muerte a millones de ninos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Actuall aprovecha la Semana de la Vida para repasar la situación de  dan en el mundo.

La pena capital

La pena de muerte es, según el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, “injusta e incompatible con los derechos humanos fundamentales”. Una afirmación que también hizo el Papa Francisco en septiembre, durante su gira por EEUU.

Condenar a muerte a una persona supone negarle el derecho a la vida, es un atentado contra los derechos humanos, recogidos en la declaración universal las Naciones Unidas.

Sólo en 2014 hubo 607 ejecuciones en todo el mundo

Según Amnistía Internacional, entidad que trabaja para poner fin a las ejecuciones desde 1977, los tres países que más usan la pena capital son China, Irán e Irak. Pero hay un total de 59 países que aplican dicha condena, aunque hay varios países del noreste de África, como Marruecos, Argelia o Malí, que siguen ejerciendo la pena capital aunque oficialmente esté abolida.

Sólo en 2014 hubo 607 ejecuciones en todo el mundo. Arabia Saudí, Irak e Irán supusieron el 72% de estas ejecuciones globales registradas. En el último informe que publicó la ONG se desprende que la pena capital está abolida en 140 países.

Para llevar a cabo esta condena, los métodos más utilizados son la decapitación, el ahorcamiento, la inyección letal y el fusilamiento.

Desgraciadamente, la pena de muerte también se aplica en menores. En 2014, 14 personas fueron ejecutadas en Irán por delitos cometidos siendo menores de edad, lo que no sirvió como apelante. En los casos más extremos, como los que se registraron en el año 2013: países como Yemen o Arabia Saudí han llegado a ejecutar a ninos.

Salar Shadizadi es un ejemplo de ello. Fue condenado a la pena capital por un delito que cometió con apenas 15 años. A día de hoy, con 24 años, sigue esperando su ejecución.

Los 59 países que consideran legal la pena capital son:

Afganistan, Antigua y Barbuda, Arabia Saudí, Autoridad Palestina, Bahamas, Bangladés, Barbados, Baréin, Belice, Bielorrusia, Botsuana, Catar, Chad, China, Comoras, Corea del Norte, Cuba, Dominica, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Etiopía, Gambia,  Guatemala, Guinea, Guinea Ecuatorial, Guyana, India, Indonesia, Irak, Irán, Jamaica, Japón, Jordania, Kuwait, Lesoto, Líbano, Libia, Malasia, Nigeria, Omán, Pakistán, República Democrática del Congo, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía,  Singapur, Siria, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Tailandia, Taiwán, Trinidad y Tobago, Uganda, Vietnam, Yemen, Zimbabue.

La otra pena de muerte: el aborto

“Una sociedad democrática entiende que los derechos fundamentales tienen que estar protegidos dado la valía que tienen. Entendemos como derechos fundamentales aquellos que son inherentes a todos los seres humanos, sin distinciones. Mismos derechos para todos, sin hacer distinciones por ningún factor”. Esta afirmación la recoge la ONU dentro de los derechos que considera fundamentales.

El artículo 15 de la Constitución española también recoge el derecho a la vida de todas las personas sin distinción: “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte”.

Tan sólo 66 países en todo el planeta prohíben el aborto

Pero resulta que hay una parte de la poblacion que no está siendo defendida, unos seres humanos que están siendo ejecutados sin poder defenderse, sin poder hablar, sin poder pronunciarse. Porque sencillamente todavía no han nacido: son los hijos que mueren por el beneplácito del aborto. Se trata de una práctica que mata hasta 108.690 seres humanos sólo en España.

En el mundo hay 61 países que permiten el aborto libre, es decir, no hace falta ningún motivo para que la madre termine con la vida de su hijo. Pero hay otros 72 estados que, aunque con restricciones, también consideran legal el aborto.

Tan sólo 66 países en todo el planeta tienen prohibido esta práctica, salvo que la vida de la madre corra peligro, en cuyo caso es decisión de la madre.

Los 61 países que permiten el aborto libre:

Albania, Alemania, Armenia, Australia, Austria, Azerbaiyán, Baréin, Belarús, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, China, Croacia, Cuba, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Ex Rep. Yugoslava de Macedonia, Federación de Rusia, Francia, Georgia, Grecia, Guyana, Hungría, Italia, Kazajistán, Kirguistán, Kosovo, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Moldavia, Mongolia, Montenegro, Nepal, Noruega, Países Bajos, Portugal, Puerto Rico, Rep. Checa, Rep. Eslovaca, Rep. Popular, Dem. de Corea, Rumania, Serbia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tayikistán, Túnez, Turkmenistán, Turquía, Ucrania, Uruguay, Uzbekistán, Vietnam.

Comentarios

Comentarios