Destrozos en el local de la asociación pro vida AMAVI en Zaragoza / M. Cabrer.
Destrozos en el local de la asociación pro vida AMAVI en Zaragoza / M. Cabrer.

El local de ayuda a la mujer embarazada en riesgo de aborto que mantiene el Círculo AMAVi (Amigos de la Maternidad y de la Vida) en Zaragoza ha sido vandalizado en las últimas horas.

Según ha denunciado su responsable, Margarita Cabrer, a través de su perfil en la red social Twitter, este domingo el local ha sido atracado por partidarios del aborto, quienes han destrozado el cristal del escaparate con una baldosa extraída del pavimento de la calle.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El círculo AMAVI fue fundado en 2013 en Badajoz con la misión de «defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural, a partir de la convicción de que cualquier embarazo debe ser acogido y que, no importa lo difícil y complejo que pueda parecer una situación, siempre existe la posibilidad de ser bienvenido el niño concebido».

En julio de 2019 abrió su segundo local y, al igual que el de Badajoz, se situó frente a un negocio abortista en la calle Adolfo Aznar, Actur, el primero acreditado en Aragón para terminar con la vida humana hasta las 22 semanas de vida prenatal.

No es la primera vez que Margarita Cabrer sufre la violencia de los partidarios del aborto por su incansable actividad de ayuda a la mujer embarazada en riesgo de aborto. En el local de Badajoz, situado junto al centro abortista Guadiana Los Arco, fue agredida.

Primero, verbalmente. Pero al denunciar el caso en los tribunales, el gerente del negocio abortista le agredió causándole lesiones físicas. Durante dos años, los abortistas provocaron continuos retrasos para la celebración del juicio.

La Audiencia Provincial de Badajoz falló finalmente a favor de preservar el derecho a permanecer a las puertas del negocio abortista, pero en el cruce de acusaciones Margarita Cabrer se jugó ingresar en prisión.

Cabrer fue condenada por un primer juicio de faltas a 40 euros de multa y la mitad de las costas y una segunda ocasión a 60 euros de multa y todas las costas. No cumplir con estas condenas, que entendía injustas, devenía en 10 días de cárcel.

Margarita Cabrer es autora de ‘He estado en el infierno’ (Long Cross Press, 2017) en el que recopila un surtido de anécdotas que le han sucedido a lo largo de los años de labor de acompañamiento y ayuda a mujeres embarazadas.

Comentarios

Comentarios