Tres templos argentinos han sido profanados este fin de semana. En concreto, las parroquias Santa María de Betania y Nuestra Señora de los Dolores, y el santuario Jesús Sacramentado, todos del barrio porteño de Almagro, han aparecido con pintadas, destrozos y carteles a favor del aborto. 

Además de profanar una imagen de la Virgen con pintura roja, los atacantes colocaron perchas en las entradas, escribieron consignas abortistas y frases en contra de la Iglesia. Esta profanación llega después de que el Senado rechazase la legislación del aborto en el país austral. Durante el debate de esta práctica, la plataforma internacional CitizenGO puso en marcha una iniciativa para pedir a los senadores que se opusieran a la aprobación de esta ley. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En este sentido,el padre Salvador Gómez LC, vicario parroquial de Santa María de Betania, según informa la Agencia Informativa Católica Argentina, afirmó: «Me encontré con unos carteles y después con una mancha de pintura, que pensé que era sangre. Después vi todo el camino y la mancha en el piso».

Los dos carteles colgados en la entrada del templo católico expresaban ‘La única Iglesia que ilumina es la que arde’ y ‘Las mujeres muertas no vuelven más, ustedes son responsables’. 


«Lo primero que me vino a la cabeza fueron las palabras de San Francisco: ‘Dios, hazme un instrumento de tu paz. Que donde haya odio, yo pueda llevar perdón‘. Otra cosa no se me ocurrió pensar», agregó el padre Gómez.

Mientras que en el Santuario Jesús Sacramentado también aparecieron pintadas y perchas colgadas. «Iglesia y Estado, asunto separado», se podía leer en un cartel. Los sacerdotes este santuario emitieron un comunicado a través de las redes sociales en respuesta a sus atacantes: “Queremos decirles a quienes nos agreden que no podrán torcer el rumbo de nuestro trabajo, que es el anuncio del Evangelio, la buena noticia de Jesús”, aseguraba la masiva.

Y agregaron: “Somos miles los que estamos embarcados en esta misión y cuando vengas de noche y con tu rostro oculto para pintar y ofender encontrarás en nosotros la infranqueable barrera del bien que triunfa sobre el mal, encontrarás también el perdón y una fuerza que nadie nos podrá quitar que es la alegría de seguir a Jesús».

Por su parte, el obispo de Gualeguaychú, monseñor Héctor Zordán M.SS.CC, expresó su rechazo a la agresión sufrida en la parroquia Nuestra Señora de los Dolores. «Seguimos apostando por la posibilidad de convivir pacíficamente en esta bendita tierra, incluso pensando distinto», manifestó.

Comentarios

Comentarios