El abortista Xavier Becerra es el elegido por Biden como secretario de Salud.
El abortista Xavier Becerra es el elegido por Biden como secretario de Salud.

Kamala Harris será posiblemente la vicepresidenta de los Estados Unidos más agresivamente abortista de la historia. Harris ha dado muestras de actuar siguiendo los designios de Planned Parenthood y de ser una feroz talibán presta a combatir con todos los medios a su alcance cualquier iniciativa dirigida a defender la vida de los no nacidos. Su historial al respecto, que recordé recientemente, es demoledor.

Joe Biden tiene un perfil menos agresivo que nos retrotrae a los tiempos en que los demócratas abogaban porque el aborto fuera algo “seguro” pero raro, excepcional. Pero Biden no ha llegado a la presidencia de los Estados Unidos por ser un hombre de principios, sino por su habilidad para adaptarse a las tendencias del momento. Y el Partido Demócrata del año 2021 ha abrazado el aborto como el derecho sagrado sobre el que se funda su concepción de una sociedad libre. Así que Biden va a luchar para que no exista ninguna restricción a la posibilidad de matar a un ser humano en el seno materno. Una opción es la de aumentar el número de miembros del Tribunal Supremo para llenarlo de jueces abortistas, pero quizás no sea necesario llegar hasta esos extremos y baste elevar el “derecho al aborto” a rango de ley federal, como ha prometido Biden durante la campaña electoral.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

En cualquier caso, y a la espera de ver qué camino elegirá el nuevo presidente estadounidense, el anuncio del nombramiento de Xavier Becerra como nuevo secretario de Salud nos indica que Biden no se anda con chiquitas. Una cosa es la retórica, moderada y reconciliadora (“vamos a volver a unir al país”) y otra los hechos. Como declaró Marjorie Dannenfelser, presidenta de la Susan B. Anthony List, con esta elección “Biden ha demostrado una vez más que es un extremista del aborto. Becerra es agresivamente proaborto y un enemigo de la libertad de expresión”.

Biden ha elegido a Becerra por encima de otros candidatos menos controvertidos, como la exgobernadora de Michigan, Jennifer Granholm o la exsecretaria del HHS, Sylvia Burwell. A diferencia de otros candidatos al puesto, Becerra nunca ha ocupado un puesto de alto nivel en el ámbito sanitario, pero en cambio tiene un amplio historial de ataques a los provida y a las organizaciones religiosas.

Y es que Becerra, siendo fiscal general de California, se ha dedicado a emprender continuas batallas judiciales contra los pro-vida. Una de ellas, que llegó al Supremo en 2018, se originó después del intento de obligar a los centros pro-vida que ayudan a mujeres embarazadas a hacer publicidad de los servicios de aborto a los que pueden acceder. El Tribunal Supremo echó por tierra la pretensión de Becerra y del estado de California, que consideraron una violación de la Primera Enmienda. Por otra parte, Becerra no dudó en continuar la ofensiva de su predecesora en el cargo, Kamala Harris, para perseguir al periodista de investigación David Dalendein, que había expuesto la venta ilegal de tejido fetal procedente de abortos por parte de la multinacional abortista Planned Parenthood.

En los inicios de la pandemia, Becerra lideró una coalición de fiscales generales del estado para presionar ante la administración para que redujera sus restricciones a la distribución de la píldora abortiva. Pero no fue ésta la única iniciativa de Becerra en este complicado año: en octubre pasado, el gobernador Gavin Newsom lanzó una nueva serie de restricciones arbitrarias sobre los lugares de culto y Becerra se lanzó a perseguir a quienes no las cumplieran. El reverendo Trevor Burfitt, un sacerdote católico, calificó las restricciones de «laberinto burocrático de absurda complejidad» e interpuso un recurso que llevó a que el Tribunal Supremo, una vez más, le quitara la razón a Newson y Becerra.

Otro de los campos en los que ha destacado Becerra es en el intento de imponer el mandato contraceptivo que obligaba al empleador a contratar un seguro que incluyera la posibilidad de esterilización, anticoncepción y aborto para todos sus empleados. Biden ya ha anunciado que pretende resucitar el mandato contraceptivo de Obama, por lo que probablemente Becerra se verá involucrado en una importante batalla al respecto.

Otra batalla judicial en la que probablemente tendrá protagonismo será la del mandato transgénero, que impide que sea negada cualquier petición de cirugía ‘de transición‘. Este mandato fue rechazado en un tribunal en 2019 pero ahora se espera que Becerra apele. Asimismo, se teme que las cláusulas de protección de conciencia para trabajadores sanitarios que reconoció la administración Trump sean rechazadas por el nuevo secretario de Salud.

Así que, oh sorpresa, Joe Biden, el presidente de la unión y la reconciliación, empieza su mandato con una elección para un puesto clave que augura una guerra cultural sin cuartel. Lo resume bien Ross Douthat dese el New York Times: “Becerra es la elección que haces si tienes la intención de perseguir a muchos de tus compatriotas, ya que eso es lo que lo caracteriza: es un convencido combatiente en temas como las armas y la inmigración y un maximalista del derecho al aborto que ha utilizado la oficina del fiscal general para demandar a las Hermanitas de los Pobres después de una decisión de la Corte Suprema en su favor y para perseguir a los cineastas provida que hicieron vídeos encubiertos de ejecutivos de Planned Parenthood hablando de la venta de partes del cuerpo de los fetos abortados”.

Comentarios

Comentarios