El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dado el visto bueno al proyecto de Ley de Protección de Animales de Compañía. El nuevo texto introduce la prohibición del sacrificio de los animales de compañía y sólo permite la eutanasia por motivos humanitarios, de salud pública, de sanidad animal o de seguridad, nunca por la larga permanencia de animales en los centros de recogida.

El ‘sacrificio 0’ se convierte así en un imperativo legal, dando cumplimiento al compromiso electoral adquirido por la presidenta regional, Cristina Cifuentes.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La ley considera maltrato cualquier conducta, tanto por acción como por omisión, mediante la cual se someta un animal a un dolor, sufrimiento o estrés innecesarios y además se especifican y amplían los casos de maltrato.

Como novedad, se introduce la prohibición mantener a animales en vehículos estacionados sin la ventilación y temperatura adecuada, la prohibición de dejarlos en maleteros o atados o encerrados por tiempo o en condiciones que puedan suponer sufrimiento o daño injustificado para el animal.

Endurecimiento de sanciones

Para luchar contra éstas y otras prácticas, la norma prevé multas que oscilan entre los 300 euros para las infracciones leves y los 30.000 euros para las muy graves, además la sanción se podrá incrementar con la inhabilitación del infractor para la posesión de animales en un plazo de hasta 15 años.

Dichas sanciones se amplían también a los establecimientos de venta de mascotas que tras la aprobación de la ley no podrán exhibir animales en escaparates o zonas expuestas a la vía pública y su incumplimiento podrá suponer la clausura, cierre o suspensión de la actividad por un periodo de cinco a diez años.

Mejor trato a los perros que a los seres humanos

Tras la aprobación del proyecto de Ley, Gádor Joya, portavoz de Derecho a Vivir ha asegurado a Actuall que es indignante que Cristina Cifuentes de mejor trato a los perros que a los seres humanos.

Además, ha subrayado que «es inconcebible que en pleno siglo XXI pueda haber alguien en su sano juicio que defienda el sacrificio en serie y por derecho de los seres humanos en el seno materno, e incluso destine fondos para ello mientras se aprueban leyes que protejan a los perros».

«Ambas cosas llevadas a cabo serían comprensibles pero es imposible comprender semejante desprecio hacia la vida de los seres humanos. Ojalá que Cifuentes recapacite y se decida a apostar por defender el sacrificio cero de los ninos dentro del seno materno», ha concluido.

Comentarios

Comentarios