Parto por cesárea / Enhgin Akyurt - Pixabay
Parto por cesárea / Enhgin Akyurt - Pixabay

Médicos y abogados de Tucumán (Argentina) presentaron una denuncia penal contra quienes practicaron la cesárea a una niña de 11 años y que concluyó con la muerte de “Faustina”, una bebé prematura obligada a nacer a las 23 semanas de gestación.

La mamá de Faustina ingresó el 31 de enero enel Hospital del Este Eva Perón. Ella fue violada por la pareja de su abuela, un hombre de 65 años que hoy está detenido. La jueza de Familia de la 5ª Nominación, Valeria Brand, autorizó la práctica, bajo la causal de aborto no punible por violación, a pesar de la recomendación médica que buscaba proteger la vida de la madre y de la bebé en gestación.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El 26 de febrero los médicos Cecilia Ousset y José Alberto Gigena realizaron la cesárea, forzando el parto de la bebé de 23 semanas de gestación conocida como “Faustina”.

La pequeña falleció 10 días después, justo cuando se conmemoraba el Día Internacional de la Mujer.

Al conocer el hecho, dos médicos y seis abogados de Tucumán presentaron el lunes 11 de marzo una denuncia penal ante la Fiscalía de Homicidios Nº 1.

El objetivo es que la justicia investigue si Ousset y Gigena cometieron el “delito de homicidio con dolo eventual sobre y cuya víctima es Faustina”, explicó una de las abogadas denunciantes, María Teresa Mockevich.

“El crimen de Faustina no puede quedar impune. Ella murió justo el día de la mujer, qué paradoja”, manifestó la abogada María Teresa Mockevich

En conversación con ACI Prensa, Mockevich dijo que “ya no hablamos de aborto, hablamos de homicidio. El aborto penalmente es la muerte del feto. Acá nació una persona y tuvo todo un tratamiento especial y dedicado hasta que murió”.

“Esperamos que la justicia accione, sea rápida, eficiente y determine si hay culpables, que paguen su culpa. El crimen de Faustina no puede quedar impune. Ella murió justo el día de la mujer, qué paradoja”, manifestó la abogada.

Durante la gestación, tanto la bebé como la madre se encontraban en buen estado de salud, sin complicaciones. Incluso “hubo una junta médica que determinó continuar con el embarazo y desaconsejó la cesárea. Lo que hizo el matrimonio médico fue colocar en estado de extrema prematurez a Faustina. Eso la llevó a la muerte”, aseguró Mockevich.

Recordando el caso de Jujuy, donde se practicó una cesárea a una niña de 12 años y la víctima fue “Esperanza”, su hija de seis meses de gestación fallecida a los cinco días de nacida, la abogada dijo que cuando existe una sospecha de que se cometió un delito “vos tenés la obligación de denunciarlo y eso es lo que hemos hecho, cumplir con nuestro deber de ciudadanos y profesionales”.

“Hemos pedido justicia por esta niña Faustina que pudo llegar a ser una persona maravillosa y se murió a los 10 días de vida”, agregó Mockevich.

La abogada también recordó que este caso no se ajustaba al aborto no punible ya que este solo se da curso cuando hay riesgo de vida de la madre o por violación a una mujer idiota o demente.

Mockevich aseguró que la justicia acogió la denuncia y ya comenzó a citar a la “larga lista de testigos”.

Por último, la abogada advirtió el poder del lobby abortista que plantea un “formato similar en todas las provincias”.

“Sucedió en Misiones, Jujuy y Tucumán. Aunque no sea menor de edad, aunque no sea violada, te dicen lo contrario. Plantean la necesidad a la sociedad de que se despenalice el aborto. Mucha gente puede estar en contra, pero al sentirse tocada por el caso de una violación se manifiestan de acuerdo con el aborto”, concluyó Mockevich.

* Publicado originalmente por Giselle Vargas en ACI PRensa.

Comentarios

Comentarios