La plataforma ciudadana Derecho a Vivir ha respondido al grupo parlamentario regional de Unidas Podemos-IU-Madrid en Pie, que ha registrado este lunes una Proposición No de Ley (PNL) para que la Comunidad de Madrid denuncie la actividad de grupos provida a las puertas de los abortorios, que «lo que califican de coacción es información, es un derecho de la mujer estar informada”. 

“Ofrecer a la mujer embarazada una prueba para que pueda escuchar el latido del bebé que lleva en su vientre es la manera más eficaz para poder luchar contra la lacra del aborto porque, en contra del ocultismo que se perpetra en los centros del aborto para continuar con el lucrativo negocio, la ecografía del latido fetal enseña lo ocurre durante la gestación”, ha declarado la coordinadora de Derecho a Vivir, Rosana Ribera de Gracia. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En este sentido, Derecho a Vivir ha pedido que en la Asamblea de Madrid se debata sobre la obligatoriedad de incluir esta prueba de diagnosis por la imagen con volumen en el protocolo para realizar un aborto, informando a la mujer sobre los resultados de la ecografía y sin manipular la información.

Rosana Ribera: «Lo que tienen que hacer es dejarse de declaraciones rimbombantes sin solución alguna y ayudar a la mujer embarazada que se enfrenta ante el dilema del aborto»

Respuesta a Villacís y a Ayuso

Derecho a Vivir también ha respondido a las recientes declaraciones de la  presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular), y de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Ciudadanos): “Claro que tenemos derecho a decidir sobre nosotras mismas, y claro que no queremos que tutele nadie nuestras reflexiones y nuestras decisiones. Pero no estamos hablamos de esto; estamos hablando de un derecho fundamental, que es el derecho a la vida. ¡Ya está bien de juegos de palabras y de manipulaciones mientras mueren diariamente 400 niños a causa del aborto en España!”.

“¿Es que la forma de afrontar la situación ha de ser la de dejar a la mujer en manos de los negociantes del aborto. Lo que tienen que hacer ustedes, señoras políticas, es dejarse de declaraciones rimbombantes sin solución alguna y ayudar de una vez por todas a la mujer embarazada que se enfrenta ante el dilema del aborto por determinadas circunstancias. Lo que tienen que hacer es desarrollar y dotar económicamente una ley de maternidad, una ley a favor de la vida», ha espetado Ribera de Gracia.

Manipulación del lenguaje

Con todo, Derecho a Vivir, aboga por una respuesta definitiva al drama del aborto para la sociedad española. “No entremos en el juego de la manipulación del lenguaje utilizado por los grupos radicales abortistas, como en el caso de esta iniciativa y de las declaraciones de nuestros políticos. ¡Hablemos claro!: no son coacciones a la mujer embarazada la actividad que denuncian estos grupos de la izquierda radical, es información, es mostrarles la verdad de lo que llevan dentro mediante una ecografía con volumen; los que defendemos la vida del bebé por nacer no somos grupos antiabortistas, somos provida y lo contrario es promuerte; las clínicas no pueden ser del aborto, en una clínica se sana, no se mata; son abortorios, centros de muerte; no existe la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) porque no se interrumpe algo que pueda reiniciarse; se acaba con la vida de una persona indefensa”, ha concluido Rosana Ribera de Gracia.

Derecho a Vivir lleva años detrás del proyecto ‘Ambulancia Vida’, un vehículo que hace ecografías a las embarazadas que lo deseen y que acuden a estos centros para abortar. Es una iniciativa que que tiene como objetivos salvar una vida y ayudar a una mujer embarazada con problemas.

“Recordemos a los políticos, a los medios de comunicación, a los que se lucran con el negocio del aborto y a la sociedad en general que a lo que tenemos derecho es a estar informadas mediante pruebas de diagnóstico por la imagen antes de someternos a cualquier intervención quirúrgica, más aún mediante una ecografía con volumen en el caso de las mujeres embarazadas”, ha  Ribera de Gracia. 

Comentarios

Comentarios