EFE

El Tribunal de lo Criminal de Angers (oeste de Francia) ha condenado este sábado a dos años de cárcel a un médico que trabajaba en el hospital de Bayona, en el País Vasco francés, por haber «envenenado» a siete enfermos incurables con fármacos, sin consultarlo con familiares u otros facultativos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El jurado ha considerado a Nicolas Bonnemaison responsable de haber acelerado la muerte mediante veneno a esos pacientes en 2010 y 2011, aunque no irá a la cárcel si en el futuro no se le condena por otro delito.

En cualquier caso, el Colegio de Médicos ya lo había castigado con la exclusión de ejercer la profesión en junio de 2014, poco después de su absolución en primera instancia.

Bonnemaison, de 54 años, había conseguido la absolución en primera instancia cuando fue juzgado en Pau, pero el Ministerio Público recurrió la sentencia por considerar que el médico se había saltado todas las reglas y todos los protocolos.

En su requisitoria, el fiscal Olivier Tcherkessoff insistió en que, más allá de que el doctor actuara «por compasión o por ceguera» ante el sufrimiento de enfermos incurables, ello no resta «la intención criminal».

Ante los miembros del jurado, Tcherkessoff se esforzó en diferenciar lo que son las prácticas de sedación que el personal sanitario utiliza con pacientes en esa situación, con todas las barreras y controles para evitar abusos, del comportamiento de Bonnemaison. Así, resaltó que el médico no anotaba nada del proceso, no consultaba a las familias y se hacía con los fármacos letales con secretismo. «¿Por qué ese silencio completo, si no es por la voluntad de esconder lo que prescribe y administra a escondidas?», añadió.

Le reprochó haberse encerrado «en su propia lógica» y en su «omnipotencia», «convencido de que hace el bien cuando hace el mal y nadie puede decirle nada, porque actuaba solo».

Comentarios

Comentarios