Planned Parenthood cierra uno de sus tres centros en el estado de Wisconsin después de varios años de altibajos/Madison.com
Planned Parenthood cierra uno de sus tres centros en el estado de Wisconsin después de varios años de altibajos/Madison.com

Desde que la Corte Suprema de Estados Unidos aprobara la ley del aborto en 1973, los abortorios han tenido vía libre para ofrecer abortos a más 30 millones de mujeres americanas .

Año tras año, los abortorios iban teniendo más facilidades económicas para cumplir su único objetivo: expandir la cultura de la muerte por todos los estados americanos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero según la organización abortista Guttmacher, el 89% de los condados de estados céntricos en Estados Unidos carecía de clínicas abortivas en el año 2005. Fue entonces cuando, la empresa abortista número uno, Planned Parenthood vio la oportunidad de hacer crecer el negocio, y no tardó en abrir abortorios en casi todas las ciudades americanas.

Planned Parenthood tiene problemas para mantener en pie sus centros en varios estados

Sin embargo, a partir del 2011, los años dorados en cuanto a centros abortistas se refiere se están agotando. Algunas filiales de Planned Parenthood situadas en estados del centro de Estados Unidos están teniendo problemas para mantenerse abiertas. 

Ya sea porque se tilda a estos estados de conservadores o por el gran movimiento provida, lo cierto es que estados como Texas, Wisconsin, Mississippi o Misouri han cerrado multitud de abortorios.

162 abortorios han cerrado desde el 2011/bloomberg.com
162 abortorios han cerrado desde el 2011/bloomberg.com

Las cifras lo avalan, desde el 2011 se han cerrado al menos 162 abortorios en Estados Unidos y solo han abierto un total de 21. Así lo indica el informe elaborado por la asociación Bloomberg Bussinessweek.

El informe asegura que el trabajo de la comunidad provida ha sido decisivo en muchos estados para poder cerrar definitivamente los abortorios.

Considerado uno de los estados más provida, Texas ha cerrado 53 abortorios en 2015

Uno de los estados donde se ha cerrado el mayor número de abortorios ha sido: Texas. Solo en 2015 clausuraron 53 centros; y desde 1991 se han cerrado el 81% de los abortorios del estado.

Otro ejemplo es el de Iowa que la influencia provida ha logrado que ya se hayan cerrado un total de 14 abortorios. Le sigue el estado de Michigan con 13 clausuras.

Actuall contaba también como en el estado de Ohio se cerraba el penúltimo abortorio para transformarlo en un centro de asistencia provida. Según el medio The Columbus Dispatch, más de la mitad de los abortorios en Ohio han cerrado en los últimos años. Además, la ciudad de Cincinnati se ha convertido en una de las mayores ciudades americanas que no tiene un abortorio.

Otros estados donde se han cerrado más abortorios han sido Arizona, Oregon, California, Florida y algunos más de la zona noreste. El más significativo es Washintong que aunque está considerada como uno de los referentes proaborto, este último año se están cerrando centros abortistas con mucha rapidez.

Los abortorios de Wisconsin: los más polémicos

De este listado cabe hacer mención al Estado de Wisconsin, que ha protagonizado unos de los cierres más polémicos de los últimos meses.

Hasta el 2011 este estado contaba con un total de ocho abortorios. En ese año se cerraron cinco, por lo que quedaban tres abortorios que pertenecían a Planned Parenthood.

El abortorio de Appleton North realizó más de 600 abortos en solo un año

Este verano uno de los tres abortorios ha cerrado sus puertas de manera definitiva.

Situada en la ciudad de Appleton North este centro ha llegado a enriquecer las arcas del gigante abortista. Solo en 2014 se practicaron más de 600 abortos. Sin embargo, varios problemas que se han ido encadenando han propiciado que el centro abortista se clausure.

Un ataque con explosivos, un gobernador provida que les recortó subvenciones, la carestía de recursos para aplicar medidas de seguridad o la falta de personal clínico han sido algunos de los problemas que ha tenido que afrontar sin éxito Planned Parenthood, para mantener el centro abierto.

CEO de Planned Parenthood Wisconsin ha echado la culpa del cierre de uno de sus abortorios a la comunidad provida/Vimeo
La CEO de Planned Parenthood Wisconsin ha echado la culpa del cierre de uno de sus abortorios a la comunidad provida/Vimeo

Por su parte, el CEO de Planned Parenthood Wisconsin, Teri Huyck, lamentaba en el diario local el cierre definitivo de uno de los tres abortorios.

Pero a falta de reconocer sus errores, Huyck ha culpado a la comunidad provida de «las desgracias que le han acontecido al centro».

CEO Wisconsin: «La comunidad provida ha impedido que podamos seguir ayudándolas»

«Hemos sufrido multitud de campañas contra el centro de ‘Appleton North’, muchas mujeres nos necesitan, somos sus consejeros y nos preocupamos por su salud. La comunidad provida ha impedido que podamos seguir ayudándolas», afirmaba Huyck.

Sin embargo, la organización cristiana y provida, ‘La acción de la familia de Wisconsin’ ha desmentido el argumento de la CEO del gigante abortista.

Directora provida: «»Si han cerrado ha sido por la maldad de fondo de su trabajo. Ellos mismos se han enterrado»

Su directora, Julaine Appling ha salido en defensa de su asociación asegurando que «es cierto que hemos hecho campañas provida fuera de los tres abortorios que tiene Planned Parenthood en Wisconsin pero nosotros no forzamos a nadie a entrar o salir, solo les aconsejamos».

«Si han cerrado ha sido por la maldad de fondo de su trabajo. Ellos mismos se han enterrado», sentenciaba Appling.

Además, la directora ha argumentado, a través del medio digital ‘Host Madison’ lo que para ella han sido las cinco razones de la clausura del abortorio de Wisconsin.

1. Un gobernador provida

Cuando Scott Walker se presentó a gobernador de Wisconsin, lo hizo dejando claro que su principal objetivo sería acabar con las subvenciones que Planned Parenthood tenía en el Estado. Desde que fuera nombrado gobernador en 2011, ha cumplido con sus promesas, creando algunas de las leyes más restrictivas sobre el aborto.

Walker cerró cinco de los ocho abortorios en el estado de Wisconsin

Si en 2011 había ocho clínicas en el Estado, gracias a la labor de Walker en apenas dos años se cerraron cinco. El gobernador ha sido uno de los pocos que ha cortado el grifo a Planned Parenthood, obligándoles a recurrir a subvenciones privadas para que pudieran seguir practicando abortos en Wisconsin.

Esta falta de subvenciones afectó en gran manera al centro situado en la ciudad de Appleton North. Sin ayudas y con varios problemas que se les han presentado desde 2012, no es de extrañar que el abortorio haya cerrado sus puertas definitivamente.

2. Un ataque con explosivos

El primer altercado del abortorio de Planned Parenthood en ‘Appleton North’ fue en el mes de abril del 2012. Un individuo hizo explotar un artefacto en la entrada del abortorio causando daños materiales en puertas y ventanas.

Huyck condenó el ataque cuyo autoría aún se desconoce, y declaró que no hubo heridos. En un principio se culpó a la comunidad provida del ataque, sin embargo, se demostró que no tuvo nada que ver.

La falsa acusación les acarreó mala prensa y la condena de la sociedad durante meses. 

3. La falta de medidas de seguridad 

Años más tarde, en noviembre del 2015 un hombre asaltó pistola en mano la entrada de una clínica de Planned Parenthood en Colorado, fallecieron tres personas y hubo decenas de heridos. El revuelo fue tal que se produjeron manifestaciones y multitud de quejas afirmando que la comunidad provida estaba detrás del asalto.

A raíz del ataque, el comité central de Planned Parenthood se replanteó sus actuales medidas de seguridad y decidió implementar nuevas medidas, más costosas y más restrictivas.

Las medidas de seguridad en los centros de Planned Parenthood cuestan 300.000 dólares

Adquirir esta nueva seguridad le costaba a cada centro 300.000 dólares. Sin embargo en Wisconsin, el local de ‘Appleton North’ sólo contaba con 140.000 dólares de presupuesto, por lo que no pudieron contratar la seguridad necesaria que se exigía.

En una de las revisiones se dieron cuenta que no habían actualizado la seguridad, y fue suspendido temporalmente. Sin embargo, al mes siguiente lo volvieron a abrir.

4. La falta de personal clínico 

A principios de 2016 una nueva problemática aconteció a este centro de Wisconsin. Debido a la mala posición geográfica de este centro, las mujeres que querían abortar estaban obligadas a conducir en ocasiones hasta varias horas para llegar al abortorio.

Al perder clientes despidieron a parte de su personal médico

Así, a partir del 2015 empezaron a perder clientes significativamente y durante el cierre que tuvo lugar en noviembre debido a la falta de medidas de seguridad, decidieron también despedir a parte de la plantilla de médicos y personal que trabajaba en las instalaciones. Así en la apertura en enero de 2016 no contaban con el personal necesario para atender a las mujeres.

5. Intervención de los provida

No menos determinantes han sido la presión y el trabajo de la comunidad provida. Las diferentes intervenciones que llevaron a cabo en las puertas de los tres abortorios de Wisconsin han influido en el hecho de que cientos de mujeres se hayan replanteado su decisión de abortar.

Además, la comunidad provida cuenta con programas de ayuda psicológica para mujeres que ya hayan abortado y otros programas de ayuda social y atención para mujeres que decidan tener a su hijo.

Comentarios

Comentarios