Bayer produce pildoras abortivas bajo el nombre de Lenovelle .
Bayer produce pildoras abortivas bajo el nombre de Lenovelle .

Senadores demócratas estadounidenses han presentado un proyecto de ley para controlar la natalidad que impondría a los farmacéuticos multas muy elevadas si se niegan a vender la píldora anticonceptiva del día después, según ha informado Correo Farmacéutico.

La norma, de la que es portavoz el senador Cory Booker de Nueva Jersey, indica que los farmacéuticos tienen que dispensar «cualquier medicamento o dispositivo aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) para prevenir el embarazo», así como la «anticoncepción de emergencia», que engloba tanto la píldora del día después como la de los cinco días después.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Asimismo, el texto señala que la Ley de Libertad Religiosa no se aplica en estos casos. «El acceso a la anticoncepción legal es un derecho fundamental protegido en los Estados Unidos y no debe ser obstaculizado por las creencias personales de un individuo», señala el proyecto de ley.

Los que no cumplan la normativa serán sancionados con 1.000 dólares (casi 900 euros) al día o hasta 100.000 dólares (hasta 88.000 euros)

Según han informado algunos medios, los que no cumplan la normativa serán sancionados con 1.000 dólares (casi 900 euros) al día o hasta 100.000 dólares (hasta 88.000 euros) «por todas las violaciones adjudicadas a un solo procedimiento».

De aprobarse el proyecto de ley, un farmacéutico solo podrá negarse a dispensar una receta basándose en su «juicio clínico profesional» y no a una convicción religiosa.

De esta forma si el método preferido por el cliente no está en stock y éste se niega a acudir a otra farmacia sería necesario que el farmacéutico emitiera una «orden acelerada» de aprovisionamiento.

Cabe recordar que en Washington está siendo impugnada en los Tribunales una norma similar y que en la mayoría de Estados los anticonceptivos «de emergencia» se pueden vender sin receta médica en las farmacias.

En este contexto, asociaciones provida y en defensa de la libertad religiosa se han postulado en contra, por no respetar el derecho de los profesionales sanitarios a objetar por motivos de conciencia.

Comentarios

Comentarios