Así está la eutanasia en el mundo.
Así está la eutanasia en el mundo.

La eutanasia se está introduciendo poco a poco en nuestras sociedades. El debate abierto por el deseo de morir de casos muy concretos de pacientes terminales ha introducido el dilema a gran escala en Occidente lo que está generando un gran revuelo entre partidarios y contrarios a dicha práctica.

Según la Asociación Médica Mundial (AMM), la eutanasia es “el acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente, aunque sea por voluntad propia o a petición de sus familiares, es contraria a la ética”, aunque reconoce que eso no impide al médicos respetar los deseos del paciente.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cambio, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) “las definiciones de la eutanasia no son exactas y pueden variar de una persona a otra, pero tienen varios elementos en común” y señalan tres niveles: “El homicidio intencional de aquellos que han expresado, de manera libre y con competencia plena, el deseo de ser ayudados a morir; el suicidio asistido profesionalmente y la muerte intencional de los recién nacidos con anomalías congénitas”

Casos como el de un holandés condenado a seis meses de cárcel por aplicar el suicidio asistido a su madre o el de Jos van Wijk, otro holandés que ofrece pastillas para suicidarse por 15 euros al año, solo echan más fuego al debate.

Frente a la eutanasia, como con el aborto, se corre el riesgo de abrir la Caja de Pandora

En contraposición, cada vez son más las voces como la del Papa Francisco, quien ha criticado la eutanasia por vincular la vida únicamente con la productividad y no con la dignidad de las personas. Cree que el proceso de secularización en relación con la eutanasia ha llevado también “a considerar la interrupción voluntaria de la existencia humana como una elección de ‘civilización’“.

El Papa Francisco defiende la vida ante la eutanasia y el aborto.
El Papa Francisco defiende la vida ante la eutanasia y el aborto.

Uno de los riesgos de la legalización de la eutanasia se señaló en el ‘Seminario internacional de cuidados paliativos y sociales vs. Eutanasia‘ que tuvo lugar el pasado 26 de enero en el Congreso de los Diputados de España: “estas leyes nunca vienen solas: crean su propia dinámica y piden una mayor liberalización de la práctica, y que lejos de limitar la demanda, la generan, y la opción de morir de esta manera viene a ser la forma de morir por defecto”.

Frente a la eutanasia, como con el aborto, se corre el riesgo de abrir la Caja de Pandora.

La organización Political Network for Values hace un seguimiento de la eutanasia y su situación en el mundo. Otros campos de estudio son el aborto o los vientres de alquiler.

Países donde la eutanasia está penada y perseguida

En 29 países la eutanasia activa está penada y perseguida por ley. La eutanasia pasiva (no suministrar los medicamentos necesarios por petición del paciente) está prohibida también en algunos casos aunque en la mayoría de ellos no es ilegal. El derecho del paciente a elegir o no tomar un tratamiento prima sobre la vida del mismo.

Belice: Penalizada por ley.

Bolivia: El artículo 256 del Código Penal sanciona a los que ayudan a suicidarse y el artículo 257 sanciona el “asesinato por piedad”.

Brasil: El Código Penal establece en el artículo 121 que si el sujeto activo del delito lo comete por un motivo de valor moral o social relevante, el juez puede reducir la pena de una sexta parte a un tercio de la indicada para el simple homicidio. En el código de ética médica, el artículo 41 prohíbe acortar la vida del paciente incluso si lo solicita.

Bulgaria: Está prohibida desde 2004 y es punible con prisión de 1 a 6 años.

Chipre: La eutanasia no está permitida. Aunque no existen leyes específicas sobre la eutanasia y el suicidio asistido, se consideran delitos (asesinatos y asistencia suicida).

Costa Rica: Prohibida pero existe un proyecto de ley para despenalizarla.

Croacia: La eutanasia activa y el suicidio asistido no están permitidos. El Código Penal prohíbe la eutanasia activa bajo el tipo de delito “Asesinato a petición”. La pena es de 1 a 8 años en prisión.

Cuba: Según el artículo 266 del Código Penal, toda persona que preste ayuda o induzca a otra a suicidarse incurrirá en una pena de privación de libertad de dos a cinco años.

Ecuador: Los artículos 90-92 del código de ética médica prohíben la interrupción de la vida del paciente.

El Salvador: El asesinato por motivos piadosos será castigado con prisión de uno a cinco años. El médico puede permitir que el curso natural de la vida continúe sin su intervención.

Eslovaquia: La eutanasia y el suicidio asistido no están permitidos. La eutanasia y el suicidio asistido se consideran homicidios de acuerdo con los artículos 145 y 154 del Código Penal y conllevan una pena de prisión de 15 a 20 años y de 6 meses a 3 años respectivamente.

Eslovenia: La eutanasia no está permitida. Aunque no existe una legislación específica sobre ésta, se considera un delito de sangre punible con el código penal esloveno en los artículos 115 (homicidio involuntario), 116 (homicidio) y 117 (homicidio voluntario).

La pena de prisión es el castigo más común en los países donde no se permite la eutanasia

Francia: La eutanasia activa y el suicidio asistido están prohibidos.

Guatemala: Actualmente no existe una regulación sobre la eutanasia, por lo que no se puede aplicar. Practicarlo sin el consentimiento de la persona sería considerado como un delito de homicidio.

Grecia: La eutanasia y el suicidio asistido están prohibidos. De acuerdo con el Código Penal griego se castiga con una pena de prisión de 10 días a 5 años.

Honduras: Según el artículo 125 del Código Penal, quienquiera que induzca a otro a suicidarse o preste asistencia para hacerlo será castigado con la cárcel.

La legislación de la eutanasia es muy variada y no siempre se aplica.
La legislación de la eutanasia es muy variada y no siempre se aplica.

Italia: La eutanasia y el suicidio asistido están prohibidos, pero la ley reconoce el derecho de los enfermos a rechazar la atención médica. La eutanasia activa se equipara al homicidio voluntario.

Lituania: Tanto la eutanasia como el suicidio asistido son ilegales.

Nicaragua: Según el artículo 142 del Código Penal, causar la muerte de otro por solicitud expresa alegando enfermedad o sufrimiento se castiga con una pena de 2 a 6 años.

Panamá: La Ley 68 de 2003, que regula los derechos y obligaciones de los pacientes con respecto a la información y la decisión libre e informada, estipula en el artículo 32 que el ejercicio de la eutanasia está prohibido.

Paraguay: El artículo 106 del Código Penal define la eutanasia como “homicidio motivado por la apelación de la víctima”.

Perú: El artículo 112 del Código Penal condena la llamada “muerte por misericordia”.

Polonia: La eutanasia se entiende como un asesinato. Se castiga con una sentencia de entre tres meses y cinco años de cárcel, pero “en casos excepcionales” el tribunal competente puede reducir la pena e incluso anularla.

Portugal: No se permite la eutanasia y el suicidio asistido, aunque el Consejo de Ética admite suspender el tratamiento en algunos casos. La eutanasia es considerada por el código penal como homicidio según los artículos 133 y 134 del Código Penal.

Puerto Rico: Según el artículo 97 del Código Penal, toda persona que a propósito ayude o incite a otra persona a cometer o comenzar un suicidio será castigada con una pena de prisión de 8 años.

República Checa: La eutanasia y el suicidio asistido no están autorizados, pero se reconoce el derecho del enfermo a rechazar la atención médica.

República Dominicana: El artículo 30 de la Constitución Política establece que “el derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. En ningún caso se impondrá la pena de muerte ” lo que se ha considerado como una prohibición de la eutanasia.

Rumanía: Eutanasia y suicidio asistido, prohibidos. Asistido La eutanasia no aparece en ninguna ley, pero cualquier forma de asistencia para la muerte o el suicidio es ilegal y condenable.

Venezuela: El artículo 412 del Código Penal estipula que cualquiera que haya inducido a un individuo a suicidarse, o que haya ayudado a ese fin, será castigado (si el suicidio se completa) con una pena de prisión de 7 a 10 años.

Países donde la regulación es parcial, no existe o está en discusión

En 15 países la eutanasia tiene muy diversa regulación. En algunos se permite tanto el suicidio asistido como la eutanasia pasiva, en otros solo la pasiva. En los que menos simplemente no existe regulación al respecto o bien está en el debate social o político.

Alemania: El suicidio asistido y la eutanasia pasiva son legales, pero la eutanasia activa está prohibida.

Argentina: La eutanasia no es un problema regulado. Los artículos 1 y 6 de la Ley 26742 de 2012 permiten el rechazo por parte del paciente de los procedimientos quirúrgicos, preventivos o paliativos, la hidratación o la alimentación cuando son excesivos en comparación con la perspectiva de mejoría.

Austria: La eutanasia activa y el suicidio asistido están prohibidos aunque se tolera la eutanasia pasiva.

Canadá: La eutanasia pasiva es legal aunque la eutanasia activa es ilegal y se considera asesinato.

En Letonia, por ejemplo, la eutanasia es ilegal pero tolerada

Chile: La Ley 20584 de 2012 (artículos 14 y 16) establece el derecho a rechazar el tratamiento médico siempre que esto no conduzca a la eutanasia ni acelere la muerte. Según el artículo 121 del Código Penal, se contempla una reducción en el castigo cuando el crimen es impulsado por un valor social relevante (no especifica cuáles).

Dinamarca: La eutanasia pasiva es legal, pero se prohíbe la eutanasia activa y el suicidio asistido.

España: La eutanasia no está autorizada, pero la ley reconoce el derecho de los enfermos a rechazar la atención médica y expresar sus deseos en forma de testamento en vida. La eutanasia y el suicidio asistido se consideran un delito según el artículo 143.4 del Código Penal.

Estonia: Se permite la eutanasia pasiva, pero la eutanasia activa es ilegal. No hay legislación específica.

Guayana: Sin regulación.

Guayana francesa: El 27 de enero de 2016, Francia aprobó una nueva ley de fin de vida, que permite la sedación profunda para evitar el sufrimiento en pacientes terminales pero que prohíbe la ayuda activa para morir a través de la eutanasia o el suicidio asistido.

Haití: Sin regulación.

Los cuidados paliativos no pueden ser confundidos con la eutanasia o el suicidio asistido.
Los cuidados paliativos no pueden ser confundidos con la eutanasia o el suicidio asistido.

Hungría: La eutanasia y el suicidio asistido no están permitidos, pero se permite la eutanasia pasiva y el derecho de los enfermos a rechazar la atención médica.

Letonia: La eutanasia es ilegal, pero tolerada.

México: El artículo 15, sección III, de la Constitución mexicana lo excluye como acción criminal con el consentimiento del bien jurídico del afectado. En 2008, se legalizó la eutanasia pasiva.

Reino Unido: Se permite la eutanasia pasiva y la sedación paliativa y / o terminal, pero no la eutanasia o el suicidio asistido aunque desde febrero de 2012, la justicia suaviza la persecución de personas que han ayudado a morir a un familiar que lo ha solicitado.

Países donde sí está permitida y/o no se persigue

Por el momento son sólo nueve países los que permiten la eutanasia en todos los niveles, y en caso de que haya un limbo legal, no la persiguen. Es de esperar que el efecto dominó también exista en esta práctica y muchas legislaciones la acepten tan solo por asimilación cultural de otros países.

Los países más sonados son Bélgica Holanda por ser pioneros y en los que ha habido gran polémica por la mala praxis de algunos médicos.

Australia: El estado de Victoria aprobó la eutanasia en noviembre de 2017.

Bélgica: La eutanasia es legal desde el 28 de mayo de 2002 cuando se aprobó la “Ley de eutanasia” que la despenaliza la eutanasia, ya que el suicidio asistido no es punible por el Código Civil.

Colombia: En la Sentencia C-239 de 1997, el Tribunal Constitucional determinó que la eutanasia era un derecho y no estaba penada con sanciones penales si cumplía con ciertos requisitos de consentimiento. Con el Proyecto de ley 30/2015 no solo se aprueba la eutanasia, sino también el suicidio asistido.

En Suecia la eutanasia pasiva se legalizó en 2002 y el suicidio asistido es tolerado por la falta de disposiciones legales en el Código Penal

Estados Unidos: Los estados de California, Vermont, Oregon y Virginia Occidental permiten la eutanasia.

Finlandia: Se permite la eutanasia pasiva, pero no la eutanasia activa aunque el suicidio asistido es tolerado.

Holanda: La eutanasia y el suicidio asistido son legales. Desde octubre de 2016 el gobierno holandés busca expandir la opción del suicidio asistido a las personas que sienten que su vida ha llegado a su fin y desean morir, incluso si no están enfermas.

Luxemburgo: Se convirtió en el tercer país del mundo en despenalizar la eutanasia en febrero del 2008. Se llevó a cabo en medio de un conflicto constitucional ya que el jefe del Estado, el duque Enrique de Luxemburgo, se negó a firmar la ley alegando un problema de conciencia. Poco después, el Parlamento limitó sus poderes y aprobó más tarde dicha legislación.

Suecia: La eutanasia pasiva y el suicidio asistido están legalizados, aunque se prohíbe la eutanasia activa. La pasiva se legalizó en 2002 y el suicidio asistido es tolerado por la falta de disposiciones legales en el Código Penal.

Uruguay: De acuerdo con el artículo 27 del Código Penal, un juez puede perdonar la pena por un homicidio cometido por piedad para que el moribundo evite el sufrimiento y cuando la muerte sea inminente.

* Los datos mostrados se refieren a países de Occidente donde hay una gran presión para la aprobación de la eutanasia.

También te puede interesar:

Eutanasia/ “La única respuesta ética ante el final de la vida son los cuidados paliativos”

Comentarios

Comentarios

Compartir
De Ciencias pero amante -y fiel- de las Letras. Licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual, ambas por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Forjado en redacciones de papel, ha evolucionado al mundo digital pasando por TV. Devorador de libros, animal político y analista, cuando le dejan.