Kaiya Acton
Kaiya Acton

A pesar de que se quedó embarazada con tan solo 14 años, Kaiya Acton sabía desde el principio que llevaba una vida dentro y no pensó en ningún momento en abortar.

Este joven de Liverpool tenía un duro camino por delante pero su decisión no solo estaba tomada, sino que era firme. Y esa determinación la llevó a dar a luz a un niño sano, Dean, a pesar de las burlas en el colegio y las dudas iniciales de sus padres.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Creo que el estereotipo de las mamás jóvenes es muy injusto, la gente no conoce las dificultades que atraviesan”, defendió Acton, que ahora tiene 16 años. “Somos capaces de dar tanto amor hacia un niño como cualquiera y de prestar la atención adecuada dependiendo de su situación”, informa liverpoolecho.

El embarazo de Acton no fue fácil, y no por complicaciones médicos, sino por su entorno. Reconoce que sus padres no se lo tomaron muy bien al principio, una situación que dice entender, pero al final lo aceptaron y la ayudaron en todo momento, “en especial mi padre, que siempre está pensando en lo mejor para Dave”, cuenta.

Lo que la protegía de las dolorosas insinuaciones, asegura, era darse cuenta de que su hijo era una bendición

Pero lo peor fue en el colegio, donde las burlas y los comentarios eran constantes. “Como se puede imaginar, una niña en el colegio con un bulto de un bebé atrae algo la atención, y suele ser la deseada”, recuerda Acton.

“Sufrí abusos verbales, miradas de odio, ¡absolutamente de todo!”. Lo que la protegía de las dolorosas insinuaciones, asegura, era darse cuenta de que su hijo era una bendición.

“Eventualmente me volví inmune a los comentarios verbales. Simplemente, después de cada gruñido, risita o lo que fuese pensaba en mi hijo y pasaba. Al final de todas las críticas era yo quien iba a tener un hermoso pequeño bebé en mis brazos “, comenta Acton.

Uno de los peores momentos tuvo lugar cuando estaba de 20 semanas de embarazo, cuando fue acosada por un grupo de hombres en el autobús que iba a su casa desde la escuela.

“Había alrededor de tres hombres sentados en la parte superior del autobús gritándome insultos”, narra la joven, “pero si algo consiguieron fue fortalecer mi determinación y demostrar que todos están equivocados”, insiste.

Kaiya dio a luz a su hijo el 26 de marzo de 2016. Desde entonces compagina la difícil tarea de sacar sus estudios y cuidar de su hijo a la vez, pero siempre asegura que no se arrepiente. Su hijo la motiva a seguir trabajando duro.

“No escuches a los que solo odian, deja que te hagan más fuerte y demuéstrales que están equivocados”

“Sabía que tenía que hacerlo para darle a Dean un futuro mejor”, comenta. “Recuerdo que estaba agotada todo el tiempo, pero una vez que sabes que estás embarazada y que estás haciendo algo bueno con tu vida, la sensación es increíble”.

Y no duda en animar a otras jóvenes madres a no perder la esperanza y seguir adelante con su embarazo: “No escuches a los que solo odian, deja que te hagan más fuerte y demuéstrales que están equivocados. No te rindas, es un camino lleno de baches, pero si traes un niño al mundo, debes hacer lo mejor para darle a ese niño un futuro mejor”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.