3.910 personas se suicidaron en España en el año 2014. / Pixabay
3.910 personas se suicidaron en España en el año 2014. / Pixabay

¿Por qué hay Pacto de Estado contra la violencia de género, y no para evitar el suicidio, cuando es veinte veces superior el número de mujeres que se quitan la vida?

¿Será por dinero? Veamos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Como en muchos otros aspectos de la existencia, el dinero se ha convertido en el elemento central de las decisiones políticas: permite llegar a acuerdos que parecen imposibles o priorizar unos aspectos sobre otros.

Esa fue la clave en la ley de Violencia de Género, aprobada por el Gobierno de Zapatero en 2004, ya que servía de canalización para decenas de miles de millones de euros de los fondos europeos destinados a políticas de género.

Para ello había que demostrar que la mujer era la víctima y el varón el verdugo. Si no, no había dinero. Nada menos que 24.000 millones de euros, y eso hasta el año 2012.

Recientemente, el Pacto de Estado contra la Violencia de Género regó con otros mil millones a comunidades autónomas y Gobierno

Recientemente, el Pacto de Estado contra la Violencia de Género aprobó que se regara  con otros mil millones a comunidades autónomas y Gobierno, por lo que el acuerdo de todas las partes fue muy sencillo -para que luego digan que alcanzar acuerdos entre Gobierno y oposición es muy difícil-.

Ciertamente es preocupante que en 2016 murieran 44 mujeres a manos de sus parejas, o 49 en 2017. Igual de preocupante que nueve varones murieran a manos de mujeres en 2017.

Y muchos dirán que las cifras no son comparables. Y quizá es cierto. Un muerto es un muerto, un asesinado es un asesinado. Y debería ser igual que un hombre mate a una mujer, que una mujer mate a un hombre. Luego estarán las circunstancias, pero ahí será el juez el que tenga que dirimirlas.

Volviendo a las mujeres asesinadas en 2016 -o 2017, o el año que sea-. Es un horror y hay que luchar contra esa lacra. Desde luego. Pero los Pactos de Estado contra la Violencia de Género o las Leyes contra la Violencia de Género parece que son más bien una excusa para regar con miles de millones de euros a estructuras clientelares para controlar esos fondos. Como dice más arriba, mil millones para 2018. Casi nada.

En el año 2016, en España se suicidaron 3.569 personas, de las cuales 2.662 (74,5%) eran varones y 907 (25,5%) eran mujeres

Sin embargo, al analizar las causas de defunción en España –con los datos de 2016, pues los de 2017 no están publicados por el Instituto Nacional de Estadística-, se ve que en el año 2016, en España se suicidaron 3.569 personas, de las cuales 2.662 (74,5%) eran varones y 907 (25,5%) eran mujeres.

El suicidio es la principal causa no natural de mortalidad en España desde el año 2008 cuando por primera vez el suicidio superó a las muertes por accidente de tráfico y durante los últimos 35 años la tendencia es al alza, con algunas caídas algunos años poco destacables.

Esto significa que el número de mujeres que se suicidaron en España en 2016 (907) fue más de 20 veces superior que el número de mujeres asesinadas por sus parejas (44). Pese a ello no existen proyectos de prevención a nivel estatal o autonómico, a excepción de quizás alguna campaña publicitaria.

¿Por qué no se presta más atención y recursos a este problema que causa muchas más muertes entre las mujeres -y entre los hombres-?

Porque no hay dinero de por medio, por que no hay miles de millones de euros en subvenciones para grupos de personas afines que han generado una industria de denuncias falsas para recibir ese maná, sin importar en muchos casos las mujeres que padecen las agresiones. 

También te puede interesar:

Hablan victimas y expertos de la Ley de Violencia de Género: el Pacto de Estado es contra el hombre

Comentarios

Comentarios