El Parlamento Europeo ha condenado este jueves la práctica de los vientres de alquiler, que «socava la dignidad humana desde el momento en el que su cuerpo y sus funciones reproductivas son usadas como una mercancía».

A la hora de realizar este juicio, la institución europea se ha basado en el Informe Anual de Derechos Humanos y en la política de la Unión Europea presentada por el eurodiputado Cristian Dan Preda (Rumanía).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Asimismo, Bruselas ha afirmado que los vientres de alquiler, «que implica la explotación de reproducción y el uso del cuerpo humano con fines de lucro o de otros fines, en particular en el caso de las mujeres vulnerables de los países en desarrollo, estará prohibida y tratada como una cuestión de urgencia en derechos humanos».

Con subrogación gestacional, el Parlamento Europeo se refiere a al atentado contra la «dignidad humana de todas las partes implicadas», es decir, contra la integridad física y mental de las mujeres y los ninos.

Este hecho confirma la posición de la institución en esta materia, la cual ya había adoptado en 2011 con la resolución sobre las prioridades y líneas generales del nuevo marco político de la Unión Europea para combatir la violencia contra las mujeres, reconociendo «el grave problema de la subrogación, que constituye una explotación del cuerpo femenino y sus orígenes reproductivos».

Comentarios

Comentarios