Sophia Kuby, Carlos Salvador, Jaime Mayor Oreja y José Miguel Serrano
Sophia Kuby, Carlos Salvador, Jaime Mayor Oreja y José Miguel Serrano

Ante la inminencia de debates parlamentarios, entre ellos España, sobre la eutanasia, los organizadores del Seminario Internacional Cuidados Paliativos y Sociales Vs. Eutanasia decidieron que se hacía imprescindible una reflexión sobre esta cuestión y dar voz a la parte de la sociedad que defiende la vida desde su inicio a su fin natural.

Entre los participantes ha destacado la intervención del exministro del Interior Jaime Mayor Oreja, que ha destacado: “Frente a quienes quieren esconder estos grandes asuntos a la opinión pública, nosotros estamos más convencidos que nunca de que hace falta que estos debates estén en el centro de nuestros intereses y en los medios de comunicación.”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En este sentido se ha celebrado este viernes en el Congreso de los Diputados un seminario organizado por la Fundación Valores y Sociedad, la Asociación Familia y Dignidad Humana, la Federación Europea One of Us, la Fundación Jérôme Lejeune y Political network for values y que ha contado con la participación de numerosos expertos nacionales e internacionales y la presencia de cientos de personas de la sociedad civil.

El seminario ha destacado que la eutanasia corrompe el primer principio de la medicina, que es actuar para el bien del enfermo.

Méndez: “Las consecuencias de la regulación de eutanasia acabarán inexorablemente en que otros decidirán qué vidas son dignas o no de ser vividas”

Y se concluye que las soluciones ante el final de la vida pasan por tratar la muerte como una fase natural en la que se ayude al paciente respetando su dignidad como persona, de forma que ante situaciones dramáticas y terminales eliminen el dolor del paciente y no al paciente.  En este sentido, la única respuesta ética posible son los cuidados paliativos.

De otro modo, vamos a comprobar como las consecuencias de la regulación de eutanasia acabarán inexorablemente en que otros decidirán qué vidas son dignas o no de ser vividas”, ha señalado Lourdes Méndez, Presidenta de la Asociación Familia y Dignidad Humana

La eutanasia se encuentra actualmente legalizada desde el año 2002 en Holanda, pocos meses después lo hizo Bélgica y el año 2009 se sumó Luxemburgo. Colombia lo reguló en el año 2015, y Canadá en el 2016.

El suicidio asistido está permitido en Suiza, en Alemania, y en seis estados norteamericanos: Oregón, Washington, Montana, Vermont, California, Colorado y Washington D.C.

Tras la experiencia de estos países donde se ha llegado al extremo, como es la situación de Holanda, de permitir la eutanasia a menores incluso sin consentimiento paterno a partir de los 16 años, Lourdes Méndez precisa: “La regulación de la eutanasia se convierte en una pendiente resbaladiza, donde se inicia justificando casos extremos, para acabar disponiendo de la vida de otro”.

En este seminario se ha expuesto como en Italia la Asamblea ha invitado a los estados miembros del Consejo de Europa a desarrollar reglamentos claros y completos que definan y regulen la objeción de conciencia con respecto a los servicios de salud y médicos, y que estos sean capaces de garantizar el derecho a la objeción de conciencia en relación con la participación en el procedimiento en cuestión.

La sala del Congreso habilitada para el seminario se ha llenado a rebosar
La sala del Congreso habilitada para el seminario se ha llenado a rebosar

Y en Colombia el objetivo que se persigue es que la sociedad trabaje en beneficio del ser humano y no en su contra, ya que como ha señalado la senadora colombiana, María del Rosario Guerra, “la vida humana goza siempre de valor, independientemente de su calidad”.

Bátiz: “Los cuidados paliativos trata de ayudar a no sufrir mientras llega la muerte”

Guerra también ha señalado que los cuidados deben integrar los aspectos psicológicos y espirituales del cuidado del paciente y ofrecer apoyo a la familia para adaptarse a la enfermedad del paciente y a su propio duelo.

Por su parte, Jacinto Bátiz, Jefe de Área de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Santurtzi ha destacado que “los cuidados paliativos de lo que tratan no es de precipitar deliberadamente la muerte ni de prolongar innecesariamente la agonía, si no de ayudar a no sufrir mientras llega la muerte; solicitando que en este Congreso de los Diputados se legisle sobre como aliviar el sufrimiento de la persona sin tener que eliminar a quien lo padece”.

Finalmente, Jaime Mayor Oreja, Presidente de la Fundación Valores y Sociedad y de la Federación Europea One Of Us, ha concluido que: “Los ataques a la vida y la libertad, como son el aborto, la eutanasia, la ideología de género y los vientres de alquiler, constituyen manifestaciones de una moda que pretende reemplazar todos nuestros valores”.

Comentarios

Comentarios