Ramona Treviño ex trabajadora de Planned Parenthood y Cecile Richards presidenta del gigante abortista
Ramona Treviño extrabajadora de Planned Parenthood y Cecile Richards presidenta del gigante abortista.

Cuanto más tiempo trabajaba Ramona Trevino en Planned Parenthood, más preocupada se volvía su conciencia. La exgerente de una de las clínicas de la multinacional del aborto justificaba su trabajo diciendo que desempeñaba su labor en una instalación en la que no se mataban a bebés no nacidos.

Sin embargo, acabó renunciando a su puesto cuando salió a la luz que los empleados del abortorio estaban lastimando a las mujeres más que ayudándolas.

“Sabía que lo que estaba haciendo estaba mal”, dijo Trevino en una entrevista con la Fundación Daily Caller News. A la par que afirmó: “Estaba involucrada en una organización demoníaca. No hay otra palabra que puedas usar para lo que ocurre”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ramona se quedó embarazada con tan solo 16 años, abandonó la escuela y se embarcó en un matrimonio que terminó en divorcio. Queriendo marcar la diferencia y ayudar a las niñas en situaciones difíciles similares a la que ella había pasado, aceptó un trabajo como gerente de una instalación de Planned Parenthood en Sherman, Texas.

Con el tiempo, sin embargo, Trevino comenzó a lidiar con si le estaba haciendo más daño que bien a las mujeres, y se infiltró en una investigación para buscar la verdad, sin importarle a dónde pudiera llevarla. “Estaba desafiando a mis propias creencias, no podía seguir mostrando indiferencia ante esto”, señaló.

Se sentía preocupada por la cantidad de citas que había programadas a niñas de tan solo 12 años para tratar temas de anticoncepción o para abortar

Travino subrayó que se sentía preocupada por la cantidad de citas que había programadas a niñas de tan solo 12 años para tratar temas de anticoncepción o para abortar. Además, contó que trataron a muchas mujeres jóvenes que tenían ETS.

Ante esta situación, para ella se hizo evidente que Planned Parenthood se centraba en los números, no en el bienestar de sus pacientes.

“Planned Parenthood promueve un estilo de vida promiscuo”, sentenció la extrabajadora. “No los desanimábamos a la hora de tener relaciones sexuales a una edad temprana. Teníamos cuotas mensuales que cumplir. Son solo números”, relató.

También dijo que fue testigo del fraude a Medicaid, algo que otros empleados anteriores de Planned Parenthood también habían desvelado.

En 2011, ella renunció a su trabajo. Más tarde, empezó a hablar sobre sus experiencias y se involucró en la campaña 40 días por la vida y posteriormente escribió un libro.

Trevino dijo que el “verdadero amor” que mostraban los defensores provida le ayudó a dejar su trabajo y aceptar el mensaje provida. Su deseo era ayudar a los trabajadores a abandonar la industria del aborto y ayudar a las mujeres que han tenido que abortar.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Natural de Talavera de la Reina. Graduada en Periodismo y Titulada Superior en Edición en Medios Digitales por el Centro Universitario Villanueva. Sus primeros pasos en el mundo del periodismo fueron en Europa Press, RNE, Castilla-La Mancha TV e Intereconomía TV.