Nace el primer bebé con tres padres. ¿Milagro o experimento médico?/newscientist.com
Nace el primer bebé con tres padres. ¿Milagro o experimento médico?/newscientist.com

Hace unos días el mundo se conmocionaba por la noticia del primer bebé nacido con material genético de tres padres. Esto ha sido posible por una nueva técnica realizada en un laboratorio llamada “transferencia nuclear de huso” que consiste en combinar el ADN de los dos progenitores con un pequeño porcentaje del ADN de un tercer donante, que en este caso fue femenino.

El bebé, que nació el 6 de abril en México, ha cumplido ya cinco meses, según cuenta la revista científica New Scientist.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El método utilizado, aunque intente venderse de manera positiva, es para muchos expertos «un hecho inhumano propiamente tecnológico y selectivo».

Esta es la opinión del doctor Ricardo Abengózar, médico y director del Instituto de Bioética de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid para quién este nacimiento es un retraso en medicina y para la moral del hombre.

«Este bebé no es un milagro, en mi opinión avanzar significa progresar en humanidad. Y este acontecimiento no hace crecer en humanidad, sino que la violenta de forma grave».

Según Abengózar, la creación de individuos de la especie humana en un laboratorio desprecia las funciones unitivas y procreativas de la sexualidad humana.

Abengózar: «Una persona es un fin en sí mismo y no un medio para satisfacer los deseos de un tercero»

«Estamos fabricando seres humanos en laboratorios, algo que implica la instrumentalización de dichos seres humanos, y esto es un atentado al respeto de su dignidad», asegura.

Una persona es un fin en sí mismo y no un medio para satisfacer los deseos de un tercero, aunque sea su progenitor. Por ello, condena la forma en la que este bebé ha nacido.

«¿Algún ser humano sobra?», se pregunta el bioético. Y explica que «los individuos de la especie humana en fase embrionaria tienen una vida con valor suficiente, tienen una vida digna de ser vivida y no se puede justificar ese destino inhumano».

«En ciencia el fin nunca puede justificar los medios»

«Creo que se ha atravesado una línea roja que no debería haberse atravesado. Debe haber límites para la ciencia y la tecnología aplicada sobre el ser humano. No todo lo técnicamente posible es ético», señala Abengózar.

Por ello, la técnica médica implementada para que el bebé naciera plantea muchos problemas éticos.

«Me parece inhumana, y por tanto, inaceptable. Son temas que suelen ser presentados en sociedad como un logro, como un avance, como algo bueno, pero en verdad se niega la información veraz a la opinión pública para que pueda pensar con conocimiento de causa», concluye Abengózar.

Comentarios

Comentarios