Por Rebecca Kiessling

Llevo tiempo trabajando con legisladores de todo los EE. UU. en aras de garantizar el fin de los derechos parentales de los violadores sobre los bebés concebidos en una violación. Nos basamos en el estándar de evidencia clara y convincente, pero necesitamos más ayuda para obtener patrocinadores para los  proyectos de ley en el 50% de los estados que actualmente requieren una condena por violación, y en todo el mundo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Imaginen por un momento que una mujer o niña es violada y queda embarazada y decide tener al bebé. De repente, tras el nacimiento, el violador reclama la custodia compartida o derechos de visita…

Esto, que puede resultar insólito, ocurre en los Estados Unidos donde cada año quedan embarazadas más de 30.000 mujeres tras una violación. Y, en el supuesto de que la madre decida darlo en adopción, tal vez tenga que pedir el permiso a su violador para hacerlo. El vacío legal es lo que hace posible estás situaciones.

El grupo Salvar el 1 (Save the 1) del que soy presidenta y fundadora siempre se ha puesto del lado de la madre violada y de su bebé rechazando la posibilidad de unos derechos paternos para el agresor-violador.

En esta línea, he litigado con éxito en varios casos bajo la «Ley Federal y ley Michigan de Custodia de Hijos de Sobrevivientes de Violación» en Michigan y he ayudado en otros casos asesorando en todo el país. Además, he declarado como testigo cualificado ante comités legislativos en todo Estados Unidos e incluso he introducido esta legislación internacionalmente en países como Malta y Brasil.

Tenemos varias entradas publicadas en nuestros blogs en inglés y español con historias reales de mujeres y niños afectados. Todavía queda mucho trabajo por hacer o, más bien, diría que el trabajo no ha hecho más que empezar.

En el estado de Carolina del Norte, sin ir más lejos, la versión actual de su ley reguladora se debe enmendar en varias de sus secciones para garantizar que el violador no pueda reclamar el derecho de custodia de ese niño menor concebido por violencia y sin consentimiento.

Llevé un caso en el que el violador debería haber sido condenado por conducta sexual criminal de primer grado por violar a una niña menor de 12 años, con un encarcelamiento mínimo obligatorio de 25 años a cadena perpetua. En cambio, sólo fue arrestado y condenado por intento de conducta sexual criminal y cumplió 6 meses en la cárcel del condado. Después de una segunda condena con un acuerdo de mero contacto sexual con una menor de edad, pasó sólo cuatro años tras las rejas, y luego se le otorgó tiempo de crianza y custodia legal conjunta. 

La Ley de custodia de menores de sobrevivientes de violación de Michigan que acaba de aprobarse hace un año es lo que finalmente protegió a mi cliente y a su hijo y tuve el honor de representarla pro bono.

El estado de Minnesota es actualmente el único estado sin ninguna disposición legal, pero estamos trabajando en una legislación que, realmente, proteja a las madres y a sus hijos de los derechos paternos del violador en los Estados Unidos y en cualquier otro país del mundo en que los violadores tengan algún derecho sobre el bebé concebido en violación.

Y si alguna vez escucha a alguien sugerir que yo o algún miembro de Save The 1 promueve la violación, sepa que no están diciendo la verdad y cuéntenles nuestra lucha para proteger a las víctimas de violación y a sus hijos.

Comentarios

Comentarios