Mayra Rodríguez (junto a la expresidenta de Planned Parenthood, Cecile Richards) fue despedida por denunciar irregularidades en el centro de abortos que dirigía en Arizona.
Mayra Rodríguez (junto a la expresidenta de Planned Parenthood, Cecile Richards) fue despedida por denunciar irregularidades en el centro de abortos que dirigía en Arizona.

Después de dos semanas de juicio, el gigante norteamericano de la industria del aborto Planned Parenthood ha sido condenado a pagar tres millones de dólares a una extrabajadora que fue despedida por denunciar peligros e irregularidades en uno de sus establecimientos.

Resulta relevante que la indemnización no fue solicitada por la acusación, sino que el propio jurado, que apenas tardó tres horas en tomar su decisión, acordó la millonaria medida.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En el momento del despido fulminante, en octubre de 2017, Mayra Rodríguez ejercía el cargo de directora de uno de estos abortorios en el estado de Arizona y llevaba 17 años trabajando en el mayor proveedor de abortos de los Estados Unidos.

Rodríguez había detectado altas tasas de complicaciones en las intervenciones de un médico, así como procedimientos ilegales del galeno, falsificación de declaraciones juradas y registros de pacientes, abortos incompletos y no informar de que una menor que requirió sus servicios tenía una pareja adulta.

El rotativo Daily Caller puntualiza que una de esas irregularidades consistió en que un médico realizó un aborto de aun bebé de 13 semanas de vida prenatal y colocó a continuación un dispositivo anticonceptivo intrauterino, sin percatarse de que aún permanecían restos del bebé en el útero de la mujer.

Del mismo modo, se explica que Ramírez encontró declaraciones juradas firmadas en las que se decía que el aborto se había completado y que el bebé «no había nacido vivo» antes de que se completaran las intervenciones.

«Cuando Mayra llegó a And Then There Were None con su increíble historia, me sentí solidaria con ella, después de haber pasado por una situación similar cuando trabajaba para Planned Parenthood. Estar con ella durante el juicio y regocijarse en la victoria final ha sido increíble «, ha asegurado Abby Johnson, exdirectora de Planned Parenthood y fundadora y directora de And Then There Were None, una asociación que ha ayudado a más de 525 trabajadoras de la industria del aborto a abandonar sus trabajos, tal y como recoge el Arizona Daily Independent.

«Considero que mi caso sea una lección para otros trabajadores y que les muestre que la verdad prevalece. Al tiempo, espero que también sirva de lección para los empleadores que abusan de su poder: a veces el desvalido gana y se hace justicia”, dijo Mayra Rodríguez.

Comentarios

Comentarios