Bebé salvado de la muerte en Irak recostado y dormido / Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La historia de un bebé salvado de la muerte en Irak es un ejemplo del triunfo del bien sobre el mal. Y ha ocurrido en una tierra donde el mal, a través de los terroristas del IS, ha acampado a sus anchas durante tres años arrasando la vida de muchos pueblos y minorías religiosas.

Una adolescente fue secuestrada y violada por estos milicianos extremistas. Como ella, miles de mujeres de minorías étnicas y religiosas. Sin lugar a dudas ellas han sido las grandes víctimas de este genocidio, convertidas en esclavas sexuales a manos de los terroristas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La joven se quedó embarazada y ante la noticia los ancianos de su tribu tomaron la decisión de matar al bebé tan pronto naciera, según ha informado Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Esta minoría consideró que no podía dejar vivir a un bebé concebido por el IS, para ellos, prácticamente el demonio.

Sin embargo, la muchacha no quería matar al bebé que llevaba en sus entrañas. Alguien alertó a la Iglesia, y así esta joven dio a luz y entregó el niño al cuidado de las religiosas que lo acogieron en un orfanato.

La madre se encuentra bajo medidas de protección para que no sufra ningún riesgo de violencia por su decisión

Durante un mes ha sido atendido con todo el amor del mundo. La madre se encuentra bajo medidas de protección para que no sufra ningún riesgo de violencia por su decisión.

Un testigo anónimo que presenció los hechos y que ha tenido al bebé en brazos ha asegurado a Ayuda a la Iglesia Necesitada: «Quiero que oigan algo bueno que ha sucedido con la iglesia aquí. Algo que sólo podía haber pasado gracias a la presencia de la Iglesia: un ejemplo de vida y de por qué nuestra presencia y cultura de vida es tan importante aquí».

Un mes después, el bebé ha sido adoptado por una familia cristiana que educará a su nuevo hijo en el amor y en el perdón.

También te puede interesar:

El silencio mediático: el mayor enemigo de los cristianos perseguidos

Comentarios

Comentarios