La cabecera de la VII Marcha por la Vida / HazteOir
La cabecera de la VII Marcha por la Vida / HazteOir.org

Un año más, y ya van siete, cientos de personas se reunieron en diferentes puntos de España para defender la vida del más inocente, del que no tiene voz, y se reunieron con un propósito muy claro: si el no nacido no puede hablar, habrá que escuchar su corazón.

Este ha sido el lema y la campaña de la Marcha por la Vida de 2017: un latido, una vida que ha congregado a miles de personas, desafiando el calor agobiante que acuciaba a la capital de España (con temperaturas próximas a los 40 grados).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y así lo ha remarcado la portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, durante su discurso. “¿Por qué se quiere ocultar la verdad de lo que la ecografía enseña?” se pregunta la médico, consciente de que en los abortorios o no se realizan ecografías o bajan el volumen para que la madre no oiga el la latido -la voz- de su hijo.

Gádor Joya: “Que la madre sepa que el corazón de su hijo está latiendo en su seno, y que el aborto lo detendrá para siempre”

Por eso Joya insistía, en medio de gritos que coreaban los manifestantes como “Escucha su corazón” o “una ecografía, le salvó la vida”, que lo que esta VII Marcha reivindica es que “no se decida por la mujer, que se le dé toda la información sobre la verdad de lo que está ocurriendo dentro de ella, que sepa que el corazón de su hijo está latiendo en su seno, y que el aborto lo detendrá para siempre”.

Gádor Joya durante su discurso
Gádor Joya durante su discurso / HazteOir.org

“¿Es esto una coacción a la mujer? ¡No! Coaccionar a la mujer es girar el monitor de la pantalla y bajar el sonido del ecógrafo para que ella no puede plantearse cambiar de opinión”, insistió la portavoz de la plataforma.

Y es que, como apuntaba Joya  lo que piden es simplemente que se proteja al nasciturus como recoge la Constitución Española, y nada mejor para protegerle, para darle una oportunidad que su propia madre escuche su latido.

No habla en vano Gádor, y lo demostró con el testimonio de una joven valiente, Isabel, que con 14 años se quedó embarazada y acudió, muerte de miedo, con su madre a un abortorio.

Pero antes de que el miedo terminase con la vida de Jaime -su hijo que hoy tiene 21 años-, ella oyó un ruido, preguntó que era, su corazón, el latido, le dijeron, y fin de la historia.

Junto a Gádor estuvieron otros activistas provida y políticos como Rocío Monasterio e Iván Espinosa de VOX o Luis Peral, ex del PP, Blanca Escobar, de la Asociación Enraizados, Lola Velarde, del Instituto de Política Familiar, y otros que no pudieron acudir pero que han mostrado su apoyo a esta causa, como el escritor Fernando Sánchez Dragó o el humorista JM Nieto, que publica en el ABC esta viñeta:

Viñeta JM Nieto sobre la MarchaVida
Viñeta JM Nieto sobre la MarchaVida / ABC

Y por supuesto Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOIr.org. Arsuaga también dio un discurso a la multitud que se congregó cerca del Hospital de la Maternidad de O´Donell, final del recorrido de la marcha.

Tras un breve reconocimiento a las víctimas del terrorismo, en especial las de Londres y al héroe español Ignacio Echeverría, Arsuaga recalcó la importancia de que la sociedad esté activa en defensa de la vida y en contra de la cultura de la muerte.

Sobre todo los grupos provida, silenciados mediáticamente y perseguidos, pero fortalecidos por tener la verdad de su lado, apuntó el presidente de HO.

Arsuaga: “¡Sabemos que nos atacarán y nos perseguirán por ponernos al lado del más débil, pero no debemos tener miedo!”

Pero no siempre es fácil defender al que no tiene voz. “¡Sabemos que nos atacarán y nos perseguirán por ponernos al lado del más débil, pero no debemos tener miedo!” destacó Arsuaga.

La cabecera de la Marcha por la Vida
La cabecera de la Marcha por la Vida / HazteOir.org

Pero como él mismo reconoció, mientras un no nacido muera en España por la ley del aborto ahí estarán los provida. Ya van VII años, siete marchas, esperemos que no sean muchas más. 

También te puede interesar:

Dr. Gádor Joya: “Nadie desea morir, como la madre no quiere abortar, pero a veces prevalece el miedo”

Comentarios

Comentarios