Connie Yates y Chris Gard, padres de Charlie, a las puertas del Great Ormond Street Hospital /Efe
Connie Yates y Chris Gard, padres de Charlie, a las puertas del Great Ormond Street Hospital /Efe

La que puede ser la última palabra de la Justicia sobre la vida de Charlie Gard tendrá lugar el próximo jueves a las 10:30 de la mañana, gracias a la presión internacional y el coraje de sus padres, que siguen peleando para que pueda recibir un tratamiento experimental en los Estados Unidos.

Al comienzo de la vistilla, los padres de Charlie Gard han entregado al juez más de 350.000 firmas de otros tantos ciudadanos que a lo largo y ancho del mundo han apoyado la causa de este niño aquejado de una enfermedad que comparte sólo con otros 18 niños en todo el mundo.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El juez, a quien el abogado de la familia ha recordado que el mundo está pendiente de este caso, se ha dirigido a los padres para decirles: «No crean que yo no estoy con los 350.000 firmantes de esta petición, pero voy a revisar el caso basado en las pruebas».

La petición, alojada en CitizenGO, en realidad ya ha superado en la tarde del lunes las 400.000 firmas, y al juez se le han entregado las recopiladas hasta el pasado domingo.

La petición por la vida de Charlie Gard en CitizenGO ha superado las 400.000 firmas.
La petición por la vida de Charlie Gard en CitizenGO ha superado las 400.000 firmas.

El Great Ormond Street Hospital reclamó que se forzara esta nueva vista judicial debido a la presión internacional, después de que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo decretara que se debía acabar con la vida del niño en contra del criterio de sus padres.

Sin embargo, durante la misma ha pedido que no tuviera lugar el nuevo juicio argumentando que «no hay nuevas pruebas» que apoyen jurídicamente la posibilidad dde un nuevo juicio.

Esta postura, que puede parecer contradictoria a priori, tiene una explicación que ofrece a Actuall el director de campañas de CitizenGO en los Estados Unidos, Gregory Mertz, presente en Londres: «Aceptaron reabrir el caso debido a la presión exterior, a los miles de peticiones online y a las intervenciones desde la Casa Blanca y El Vaticano».

Sin emabrgo, apunta Mertz, «pareciera como si eel Hospital tratara de que el juez aparezca como ‘el chico malo’ de esta historia y decida sobre la muerte de Charlie», cuando fue el Hospital el que judicializó el caso para ir contra el deseo de los padres del niño.

El juez tiene previsto evacuar una resolución definitiva a última hora del próximo jueves, una vez que haya tenido lugar el juicio por la mañana.

También te puede interesar:

La vida de Charlie Gard y el futuro de Occidente en un hilo

Comentarios

Comentarios