Un médico a punto de realizar un aborto.
Un médico a punto de realizar un aborto.

En enero de 2017, el estado de Kentucky tenía dos centros abortistas. En ese mes cerró la clínica abortista EMW Women’s Clinic de Lexington.

Y este mes, Kentucky podría convertirse en el primer estado de los EEUU en no tener ninguna clínica abortista. El único centro que queda, EMW Women’s Surgical Centre de la ciudad de Louisville, está pendiente de una resolución judicial.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Su clausura está en una batalla legal entre los abogados del centro abortista y el gobernador del Estado, el republicano Matt Bevin. El estado quiere cerrar la clínica por no cumplir con los requisitos legales y revocar así la licencia médica por “razones de salud y seguridad”.

Los abogados del estado afirman que con esta medida se protegería más a las mujeres ya que unos requisitos más estrictos para las licencias son una salvaguarda “para la salud de las mujeres en caso de complicaciones”.

Entre 2006 y 2015, Planned Parenthood ha cerrado “el 24,9% de sus instalaciones y su base de clientes ha caído un 23,6%”

Amanda Stamper, una portavoz del gobernador, ha afirmado que la administración de Bevin está “trabajando diligentemente para proteger la salud, el bienestar y la vida de las mujeres en Kentucky”.

Además de Kentucky, otros seis estados cuentan con un único centro donde se realizan abortos. Y recientemente la American Life League (ALL) a través de su informe anual “Planned Parenthood Facilities Report”, señaló que la multinacional del aborto Planned Parenthood (PP) es cada día más pequeña en Estados Unidos, debido a que en 2017 se vio obligada a cerrar 32 de sus instalaciones.

Entre 2006 y 2015, Planned Parenthood ha cerrado “el 24,9% de sus instalaciones y su base de clientes ha caído un 23,6%”.

Comentarios

Comentarios