Donald Trump saluda tras su histórico discurso en la 45ª Marcha por la Vida de los EE.UU. / EFE
Donald Trump saluda tras su histórico discurso en la 45ª Marcha por la Vida de los EE.UU. / EFE

El pasado mes de marzo el presidente de los Estados Unidos firmó el proyecto de ley general de gastos e incluyó a Planned Parenthood en la financiación pese a haber insistido en que no financiaría con impuestos a la organización abortista.

Ese hecho generó cierta incertidumbre entre sus votantes porque incumplía una de sus promesas electorales y porque unas semanas antes había participado en directo en la Marcha por la Vida que recorrió las calles de Washington.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, esa promesa electoral no ha quedado en el olvido y la Administración del presidente ha anunciado su intención de eliminar una de los posibles medios de financiación pública de Planned Parenthood. La idea es recuperar unas regulaciones que el presidente Ronald Reagan introdujo al Título X y que Bill Clinton eliminó.

El Título X fue promulgado por el Congreso para proporcionar financiación federal para la planificación familiar, pero al mismo tiempo prohibía que se usaran para el aborto, señalando que “ninguno de los fondos podía ser usado en programas en los que el aborto fuera un método de planificación familiar”. En 1988 la administración Reagan reguló ese título de manera que los programas no pudieran “promover, aconsejar o enviar clientes a abortar o combinar o acoger servicios de planificación familiar con actividades abortivas”.

En 1991 el Tribunal Supremo confirmó las regulaciones aprobadas por Ronald Reagan, pero cuando Bill Clinton llegó a la Presidencia, las suprimió

En 1991 el Tribunal Supremo confirmó esas regulaciones, pero cuando Bill Clinton llegó a la Presidencia, las suprimió. Ahora, 200 legisladores han enviado una carta a Alex Azar, secretario de Estado de Salud, para que impulse las regulaciones de Reagan.

“A diferencia de la regulación de Reagan, la propuesta no prohibirá el asesoramiento a clientes sobre el aborto, pero no incluirá la actual corriente de que la mayoría de los proyectos estén encaminados hacia el aborto”, ha afirmado un funcionario de la administración.

Como la misma administración ha afirmado, con esta medida no se va a dejar de financiar totalmente a Planned Parenthood, pero conseguirá que los beneficiarios que promueven el aborto o los realizan deberán elegir entre seguir practicándolo o financiarse con dinero privado.

Ese dinero que deje de financiar a Planned Parenthood se destinará a proveedores de asistencia médica legítimos.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.