Una mujer es atendida en un hospital. /Foter
Una mujer es atendida en un hospital. /Foter

Bélgica aprobó la eutanasia en el año 2003, desoyendo las voces que advertían del peligro que se cernía sobre la población gravemente enferma o en fase terminal. Trece años después, la teoría de la pendiente resbaladiza se confirma.

Un caso especialmente polémico ha saltado enla opinión pública belga y ha estallado incluso en el organismo teóricamente encargado de velar por un correcto cumplimiento de la ley: la Comisión de Control de la Eutanasia.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Uno de susmiembros ha dimitido después deque no se lograse por un voto la mayoría necesaria de dos tercios para llevar ante la usticia el caso de un médico que decidió, sin consentimiento del paciente, acabar con su vida mediante la administración de una dosis letal.

«La comisión no cumple su papel. Se erige en juez. No vela por la aplicación de la ley de eutanasia, la viola», denuncia un miembro del Comité de Control

El paciente estaba aquejado del mal de Parkinson, demencia y en estado terminal. Pero el galeno tomó la decisión de matarlo pese a que era consciente de que el paciente no había dado su consentimiento para tomar la decisión.

Aún más, el médico cuestionado tampoco consultó a un segundo doctor, tal y como establece la ley belga.

El diario flamenco De Standaard ha sido el encargado de sacar a la luz este caso al dar a conocer la dimisión de uno de los miembros del comité, al ver que sus colegas ni siquiera defendieron el literal de la norma.

Tal y como recoge el diario El País, el médico dimisionario ha dado abundantes explicaciones sobre su decisión: «La comisión no cumple su papel. Se erige en juez. No vela por la aplicación de la ley de eutanasia, la viola». 

Entre sus excompañeros se han dado explicaciones de todo tipo a la decisión. Algunos defienden la actuación del médico en cuestión como «sedación terminal», pero otros han llegado a justificar el incumpimiento de la ley al asegurar que se trataba de «una interrupción de la vida sin petición del paciente». 

Desde que se instaurara la ley de eutanasia en Bélgica ni un sólo médico ha sido procesado por mala práxis.

Otras polémicas sobre eutanasia

Sin embargo, no se trata de la única polémica al respecto desde que se legalizó la muerte provocada a petición del paciente. El pasado mes de noviembre, 43 psicólogos, psiquiátricos y académicos belgas favorables a la eutanasia alertaron de los riesgos de esta práctica en sus pacientes alegando el sufrimiento psicológico.

“La eutanasia por sufrimiento psicológico insoportable e inútil es muy problemática. Se refiere a personas que no son terminales y que, en principio, podrían vivir muchos años», advertían.

Por otro lado, cada vez son más las evidencias científicas que rebaten el argumento del sufrimiento como habilitador de la práctica eutanásica.

Así, un estudio de la Universidad de Wollongong, en Nueva Gales del Sur (Australia) determinó que el 85% de los enfermos que recien cuidados paliativos no padecen síntomas graves de dolor en el momento de la muerte. “Un dolor insoportable es extremadamente raro”, han afirmado.

En España, cada vez más Comunidades Autónomas han legislado sobre la cuestión y se avanza hacia la eutanasia libre de forma paulatina.

También te puede interesar:

¿Es lo mismo eutanasia que muerte digna?

Comentarios

Comentarios