Obianuju Ekeocha
La activista y escritora nigeriana Obianuju Ekeocha / Aci Prensa

En una carta dirigida al Parlamento de Reino Unido la activista Obianuju Ekeocha explica que aunque su país, Nigeria, ahora es independiente del gobierno colonial británico, en los últimos años, han notado «las huellas del Reino Unido en toda África que impone el aborto».

Afirma que el país occidental se ha convertido en uno de los defensores más entusiastas de los llamados ‘derechos reproductivos’, un concepto que se ve y comprende en toda África como el aborto, la anticoncepción, la esterilización y la educación sexual con dibujos, que son inapropiados para la edad», asegura.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cuanto al aborto, señala que aproximadamente el 80 por ciento de los países africanos están en contra de que se legalice el aborto, ya que es «la única idea incompatible» con su cultura, que les enseña que «todo ser humano está unido por lazos consanguíneos a clanes y familias que nunca serán olvidadas y también que nuestras vidas comienzan directamente desde el vientre de nuestras madres», según recoge Infocatólica.

«Mi ruego hoy es que se detengan y entiendan por qué mi cultura ve la vida de esos bebés como un ‘onyinyechi’, un precioso regalo de Dios»

En cuanto a organizaciones como Marie Stopes International, Planned Parenthoo e IPAS, denuncia que realizan caras campañas entre parlamentos para legalizar el aborto «incluso en contra de la voluntad de las personas». «Y cuando investigamos descubrimos que algunas de estas organizaciones realizan abortos ilegales en países africanos donde el aborto no es legal», añade.

Neocolonialismo ideológico

Ekeocha también critica el impulso de la anticoncepción por parte de los donantes occidentales y de la educación sexual en las escuelas que «no respeta los valores culturales africanos y las costumbres sexuales». «No se equivoquen, los donantes occidentales de África han comenzado un nuevo tipo de colonialismo: un neocolonialismo ideológico. Y Reino Unido se ha convertido en el principal maestro neocolonial”, dice.

La activista concluye la misiva con una súplica a los diputados que participan en el debate: 

«Por favor, no hablen de nosotros como si estuviéramos en barbecho, listos para ser reclamados y cultivados con ideas e ideologías preconcebidas. Por favor, no nos traten como si fuéramos aspiraciones culturales para estar llenos de su visión del mundo. La verdad es que este debate de hecho estará presionando para que el Reino Unido continúe o incluso aumente su bloqueo ideológico en los países africanos que son lentos o resistentes a lo que los países occidentales están presionando como ‘derechos reproductivos'».

«Mi ruego hoy, como mujer africana, es que se detengan, bajen de las altas torres de la Cámara de los Comunes, entren en casas, pueblos y ciudades africanos y escuchen a las personas que están discutiendo, aprendan de sus culturas, conozcan sus valores y entiendan por qué ven la vida humana de cada uno de sus bebés en el útero como ‘onyinyechi’, un precioso regalo de Dios».

Esta activista comenzó su andadura en la defensa de la vida cuando fue despedida por negarse a realizar un aborto en el hospital en el que trabajaba. Después de fundar su asociación, grabó el documental Killing Africa, en el que una antigua empleada de Mary Stopes narra como realizaban abortos a menores de 16 años y la rutina eran los gritos y la sangre.

También te puede interesar:

Así intentan colonizar las multinacionales abortistas los países africanos

 

Comentarios

Comentarios