La gobernadora del estado de Oklahoma, Mary Fallin, ha vetado este viernes una ley que hacía efectiva la prohibición de abortar en Oklahoma asegurando que la medida añadía más incertidumbre a un tema sensible para pacientes y médicos.

«El proyecto de ley es tan ambiguo y tan vago que los profesionales no podían estar seguros de cuando considerar (la práctica de un aborto) ‘necesario preservar la vida de la madre'», ha afirmado la gobernadora, según publica el medio local ‘The Oklahoman’.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«La ausencia de una definición clara, análisis o estándares médicos hace que las excepciones consideradas en la ley sean imprecisas y vulnerables a interpretaciones y aplicaciones subjetivas», ha comunicado Fallin en un mensaje explicando su oposición al proyecto de ley.

Fallin ha firmado una serie de medidas antiabortistas desde que asumiera el cargo en 2011, muchas de las cuales han sido bloqueadas en los tribunales, informa Europa Press.

La ley 1552 del senado hubiera situado en la ilegalidad a médicos que practicaran abortos. También incluía una cláusula que permitía retirar la licencia médica a menos que el aborto fuera necesario para salvar la vida de la madre.

El senador Nathan Dahm, autor de la ley, buscaba hacer de Oklahoma el primer estado del país en prohibir de facto la práctica de abortos. Así, dio la bienvenida a un recurso judicial que llevó esta ley ante el Tribunal Supremo y aseguro estar seguro de poder revocar dicha decisión.

Tras el veto, Dahm ha afirmado que está considerando anularlo, algo para lo que necesitaría una mayoría de dos tercios en ambas cámaras.

Comentarios

Comentarios