El doctor Kermit Gosnell fue arrestado en Filadelfia en 2011. Era el propietario de la clínica abortista Women´s Medical Society y en ella asesinó a decenas de bebés que llegaron a nacer vivos. A todo ello habría que sumar los miles de abortos que perpetró durante su carrera.

Fue acusado del asesinato de siete bebés recién nacidos y de Karnamaya Mongar, una refugiada de Nepal que murió a consecuencia de una dosis muy alta de anestesia suministrada en la última etapa de su embarazo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, las pruebas presentadas dejaron en evidencia que las víctimas mortales podrían haber superado el centenar dado que se encontraron multitud de restos humanos esparcidos por la clínica.

A las acusaciones de homicidio en primer grado se sumaron cargos de conspiración y violación de la ley estatal, que prohíbe los abortos a partir de la semana 24 de gestación. Gosnell, junto a varios miembros de su equipo, entre los que se encontraba su esposa, fue declarado culpable en 2013, siendo sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de poder obtener la libertad condicional. Gosnell, que entonces tenía 72 años, llegó a ser calificado como el mayor asesino en serie del país.

El interés de una película-testimonio

Pese a la gravedad, la siniestra peripecia de Gosnell apenas tuvo cobertura mediática en Estados Unidos. Todo indica que la opinión pública norteamericana no quería poner al mismo nivel a un médico abortista con otros asesinos.

Hasta que el cine se fijó en el personaje y se puso en marcha una película de denuncia sobre él. El filme llegará a las pantallas en 2016. Los documentalistas, Phelim McAleer y Ann McElhinney, son los encargados de producir el drama. Ambos coinciden en que el rodaje se está convirtiendo en una experiencia inolvidable, y que el historial de Gosnell ha impresionado a todo el equipo.  

El filme se financiará íntegramente con una campaña de crowdfunding, en la que aquellas personas interesadas pueden realizar donativos que cubrirán los costes de la película.

El proyecto ha recaudado 2,3 millones de dólares con aportaciones de más de 26.000 personas

Las asociaciones provida tienen puestas grandes esperanzas en la película, ya que consideran muy importante que la historia del asesino en serie más atroz de los Estados Unidos se conozca. En general, la sociedad ignora el caso porque ha sido convenientemente silenciada por los medios de comunicación, ya que el proceso apenas tuvo eco en la prensa del país. Fueron los políticos provida quienes desvelaron los detalles del juicio.

Los encargados de dar a vida a los protagonistas son el actor Earl Billings, que encarnará el papel del médico abortista; Dean Cain, que hará del detective James Wood; y Sarah James Morris, que interpretará al asistente del fiscal. Todos ellos estarán a las órdenes del director Nick Searcy.

Obligó a abortar a pacientes

La clínica abortista de Kermit Gosnell era una auténtica carnicería. Los testimonios aseguran que, tras el nacimiento de los bebés, Gosnell clavaba unas tijeras en la médula espinal de los recién nacidos para acabar con sus vidas. Él mismo instruyó a su personal para que hicieran lo mismo. A continuación, acumulaba sus restos por todas partes, en armarios, en congeladores e incluso en los sótanos.

Asimismo, varias mujeres declararon contra el médico. Robyn Reid o Davida Johnson dejaron testimonios espeluznantes cuando contaron que fueron a la clínica con la intención de abortar, pero cuando se arrepintieron fueron agredidas y sedadas hasta perder la consciencia. Al despertar, ya no estaban embarazadas.

Sorprendentemente, fue una historia que los grandes medios como NBC, CBS o CNN no publicaron pese a la gravedad de lo sucedido y a lo morboso que podría resultar para estos medios. No hay más que remontarse a historias como las de Jeffrey Dammer, que asesinó a 17 ninos y hombres en Milwaukee y Chicago o el de John W. Gacy, que violó y asesinó a 33 ninos y hombres en Chicago. Aquello tuvo una gran repercusión, sobre todo porque se trataba de víctimas infantiles.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacida en Madrid y amante de la lectura. Esta estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos comenzó como fotógrafa en Europa Press y da sus primeros pasos como redactora en el diario Actuall. No hay mejor entrenamiento que la vida misma.