Viktor Orbán, primer ministro de Hungría / EFE

Las políticas en favor de la familia del gobierno húngaro de Viktor Orban han logrado revertir la tendencia en favor de la muerte de Occidente y ha disminuido hasta en un 25% el número de abortos en su país.

Políticas como alentar públicamente a las mujeres para que den a luz, ayudar a todas las madres que no quieran tener a sus hijos para que los den en adopción o aumentar las ayudas a las familias, han propiciado que entre 2010 y 2015 el aborto haya descendido en un 23%.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y en el primer trimestre de 2016 ese porcentaje ha vuelto a caer en un 4%, según informó el Secretario de Estado en el periódico Magyar Hirlap.

Cientos de vidas salvadas a pesar de la constante oposición que he tenido siempre Orban en sus batallas en favor de la vida. Y no una oposición de un grupo político rival, sino desde la propia Unión Europea, como informa LifeSite.

“Entiendo que todavía no estás lista para mí, pero dame en adopción, ¡déjame vivir!”

Y es que en 2011, el gobierno húngaro realizó una campaña provida con una serie de carteles en los que se veía a un bebé en el útero diciendo: “Entiendo que todavía no estás lista para mí, pero dame en adopción, ¡déjame vivir!”.

Esta campaña se realizó con dinero recibido de la UE, lo que propició que la Comisaria de Derechos Fundamentales de la UE, Viviane Reding, le espetase a Orban: “Esta campaña va en contra de los valores europeos y queremos que los fondos europeos sean devueltos lo más rápidamente posible”.

También desde EEUU o Naciones Unidas han criticado al gobierno conservador de Orban en reiteradas ocasiones acusándolo de “obstruir” el acceso al aborto con “períodos innecesarios de espera, asesoramiento hostil o objeción de conciencia”. Y es que el provida Orban no se ha sometido a la agenda abortista de la ONU.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.