La sección Profesional del Tribunal Administrativo de Berlín ha respaldado a un boticario que había sido denunciado por la Cámara de Farmacéuticos de la capital alemana por negarse a tener en su almacén y vender la llamada píldora del día siguiente por razones de conciencia.

Es la primera vez que un tribunal alemán se pronuncia a favor de la objeción de conciencia de un farmacéutico, tal y como informa ADF International, la organización de juristas especializada que se ha encargado de la defensa de este ciudadano alemán.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Nadie debería verse obligado a elegir entre su conciencia y su profesión», subraya Felix Böllmann, asesor legal de ADF ya que «las creencias personales y la conciencia influyen en todas las áreas de la vida de una persona».

La llamada píldora del día después es un compuesto químico utilizado para impedir la la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide y, en el caso de que se haya producido, hacer inviable la anidación en el útero y causar así la muerte del nuevo ser que comienza a vivir en el vientre materno.

Según ADF, la objeción de ciencia y de conciencia en el personal médico tiene una mejor regulación en Europa, pero el caso de los farmacéuticos la situación no es tan clara. De hecho, al ser la primera vez que un tribunal alemán se pronuncia sobre el asunto, esta sentencia tendrá gran importancia a futuro.

La decisión de la sección Profesional del Tribunal Administrativo de Berlín es recurrible ante instancias superiores.

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios