Imagen de un ser humano en su etapa de vida intrauterina.
Imagen de un ser humano en su etapa de vida intrauterina.

En el año 2015, el Estado de California aprobó una ley por la que se obligaba a los centros regidos por entidades provida a publicitar el aborto tanto en las paredes de sus salas de espera, como en sus páginas web. La norma establecía multas de hasta 1.000 dólares a las organizaciones que en conciencia se negaran a ir contra sus principios.

La norma seguía la estela de otras similares, como la que obliga en Washington a los seguros de maternidad a cubrir también el aborto provocado.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tras una larga batalla legal en la que el Instituto Nacional de Defensores de la Vida y la Familia, que representa a una red de 1.400 clínicas de apoyo a la mujer embarazada en riesgo de aborto, denunció la ley con el apoyo de Alliance Defending Freedom (ADF).

Godsey (Heart beat International): «Gracias a la decisión de hoy, los más de 200 centros de embarazo de California pueden continuar prestando servicios a mujeres y niños, sin agobios por las exigencias desmedidas del lobby del aborto»

El pasado 20 de marzo, comenzaron los trabajos preliminares en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que acaba de concluir con una victoria legal para los provida por 5 votos contra 4. “Nadie debería obligar a tener que ofrecer publicidad gratis a la industria del aborto, y menos los centros de maternidad provida”, afirmó entonces Michael Farris, presidente y director ejecutivo de ADF.

En parte, el resultado positivo para los provida se empezó a vislumbrar cuando, poco tiempo después de comenzar el procedimiento, cuando la juez pro abortista Elena Kagan, nombrada para el Tribunal Supremo por Barak Obama, ya criticó la ley por violar la libertad de expresión.

Jor-El Godsey, presidente de Heartbeat International, una red de ayuda para el embarazo de más de 2.500 afiliados, aplaudió la decisión como una victoria para los centros de embarazo en todo el país.

«La decisión de hoy es una gran victoria no solo para la libertad de expresión sino también para la vida humana», dijo Godsey. «Gracias a la decisión de hoy, los más de 200 centros de embarazo de California pueden continuar prestando servicios a mujeres y niños, sin agobios por las exigencias desmedidas del lobby del aborto. Este es, sin lugar a dudas, un gran triunfo para los centros de embarazos de Estados Unidos que trabajan para salvar a las familias del aguijón del aborto».

Existen normas similares en Nueva York, Connecticut, Maryland, Texas, Hawái e Illinois qu epodrían ser derrotadas sobre la base de la decisión tomada en las últimas horas por el Tribunal Supremo.

Comentarios

Comentarios