Imagen referencial / PIxabay
Imagen referencial / PIxabay

«La ley aprobada ni es conciliadora ni protege a los vulnerables ni ha establecido diálogo alguno». Así de contundente se muestra la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) que, en un comunicado referido a la reciente aprobación de la Ley de Eutanasia en España.

La sociedad científica especializada en la atención al final de la vida subraya además su preocupación ante «la creación de una ley, confusa en su aplicación práctica y precipitada en sus tiempos, para intentar solucionar estos casos que nos confrontan con los límites de los cuidados paliativos cuando no hay una ley de final de vida que acompañe a esta y garantice que los cuidados paliativos deber ser ofertados a todos los ciudadanos».

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Con respecto a la precipitación de su tramitación parlamentaria, veloz e ignorante de cualquier argumento en contra de las sociedades científicas, el Comité de Bioética de España o cualquier otra institución de relieve al efecto, la SECPAL denuncia que genera un buen número de «preguntas fundamentales que todavía no tienen respuestas»:

  • ¿Quién es el médico responsable en cada caso?
  • ¿Cuál es el papel de enfermería?
  • ¿Quién debe realizar la objeción de conciencia?
  • ¿Cuál es el papel de los comités de ética asistencial?
  • ¿Por qué la formación de los profesionales está propuesta tras un año de la entrada en vigor de la ley?

Los especialistas en Cuidados Paliativos reivindican esta disciplina cuyas buenas prácticas «proponen una derivación oportuna de la persona que padece una enfermedad progresiva, activa, avanzada y sin oportunidades de tratamiento curativo para una planificación anticipada de la atención» de tal manera que se establezca un adecuada limitación del esfuerzo terapéutico que «promueve la no prolongación de la vida bajo circunstancias de sufrimiento».

Pero antes de llegar a este momento complejo que ha de ser abordado por especialistas, «hay una necesidad apremiante de formación de los profesionales sanitarios en la atención al sufrimiento humano desde fases tempranas de la enfermedad, no sólo cuando ésta llega a fases avanzadas, en las que se dispone de poco tiempo para tomar decisiones de forma serena y compartida con el paciente y su familia», denuncian.

A su juicio, «el correcto cuidado integral de los pacientes durante las trayectorias avanzadas de enfermedad y el final de vida debería ser una prioridad con capacidad de integración de los Cuidados Paliativos en todo el proceso». Sin embargo, lamentan, «no parecen ser una prioridad para los legisladores en España» lo que se aprecia «en el abandono de la estrategia en Cuidados Paliativos» y la «inexistente ordenación de la especialidad y en la falta de actividad legislativa en esta materia».

También reprochan en este sentido que el Gobierno tampoco ha tenido en cuenta «las recomendaciones del Consejo de Europa de 2018, que puso en evidencia, una vez más, el decreciente desarrollo de los cuidados paliativos en España, ilustrado en el Atlas de Cuidados Paliativos en Europa 2019, del Grupo Atlantes».

La SECPAL, que reconoce una pluralidad de posturas sobre la cuestión de la eutanasia en su seno, reivindica en todo caso que «tiene como misión promover la universalización de los cuidados paliativos, pero no desarrollar la ley de eutanasia», aunque podría contemplar este recurso «desde una condición de excepcionalidad«.

«Aliviar el sufrimiento de personas que padecen al final de la vida y el de sus seres queridos debe ser la inspiración que marque el camino a seguir en decisiones sobre la legislación para la atención al final de la vida en el Sistema Nacional de Salud», concluyen.

Comentarios

Comentarios