Imagen referencial.
Imagen referencial.

La Asociación de Bioética de Madrid (ABIMAD), que preside el doctor José Jara ha salido al paso de la admisión a trámite de la ley de eutanasia impulsada por el PSOE en el Congreso de los Diputados para denunciar, en un comunicado titulado ‘La aprobación de la eutanasia perjudicará a los ancianos enfermos más vulnerables’ las «importantes repercusiones negativas» que se derivarán de su aprobación «que en modo alguno puede plantearse como un avance en derechos subjetivos, sino, claramente, como un retroceso en el acceso a prestaciones sanitarias, que influirán negativamente en los usuarios del sistema público de salud».

En un comunicado, ABIMAD insta a observar los informes oficiales y encuestas realizadas al personal sanitario en los países en los que la eutanasia ha sido aprobada (Holanda, Bélgica y Luxemburgo) para descubrir cómo se da «una extensión progresiva de esta práctica», así como «eutanasias practicadas impunemente sin contar con la voluntad del paciente».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Asímismo, la organización presidida por José Jara también denuncia «la falta de control del proceso» que se produce en estos países que cuentan con una ley de eutanasia; la dificultad añadida que padecen los médicos de las unidades de Salud Mental con pacientes con ideas suicidas y «la indiferencia ante el dolor ajeno que propicia la aprobación de las prácticas eutanásicas». Por otro lado, critica que las leyes de eutanasia llevan a la minusvaloración de la atención de los cuidados paliativos.

Estas son razones, argumentan desde ABIMAD, para que propuestas como la que hoy comienza su andadura en el Congreso de los Diputados hayan sido rechazadas en la mayoría delos países democráticos de nuestro entorno, como ha sucedido con Francia o Portugal.

Por último, ABIMAD reclama al os representantes políticos «que se concedan un periodo de reflexión, que se paralice esta tramitación parlamentaria y que se informe debidamente a la opinión pública sobre las consecuencias ya verificables de la aprobación de este tipo de legislaciones en otros países».

«Con la eutanasia perdemos todos» concluyen.

Comentarios

Comentarios