Charlie Gard será desconectado de su soporte vital por orden de un juez contra el criterio de sus padres.
Charlie Gard fue condenado a muerte por orden de un juez contra el criterio de sus padres.

El Tribunal Supremo de Reino Unido da otra oportunidad a Charlie Gard, de once meses de edad, y acepta que un especialista estadounidense le examine. Se trata del Dr. Michio Hirano, director del Departamento de Neurología de la Universidad de Columbia (Estados Unidos).

Este viernes ha tenido lugar la vista para revisar la sentencia que ordenaba quitarle el soporte vital. Entre tanto, un total de 512.000 ciudadanos de los cinco continentes, a través de la plataforma CitizenGO, han escrito al Hospital Great Ormond de Londres para pedir que no se desconecte el soporte vital que mantiene con vida al pequeño. Los padres de Charlie entregaron las primeras firmas este domingo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora
Chris Gard y Connie Yates entregan las firmas de la campaña de CitizenGO a favor de su hijo /CGO

El lunes tuvo lugar una vista preliminar. En ella el abogado de la familia transmitió al juez que el mundo le estaba observando y le hizo entrega de los cientos de miles de firmas recogidas hasta entonces. Y esto es lo que el juez respondió: «No crea que no estoy con esos 350.000 firmantes de la petición, pero voy a revisar este caso basándome en pruebas, en evidencias científicas”.

La nueva vista se celebrará próximamente y podría salvar la vida del pequeño, que sufre una enfermedad rara y necesita ayuda para respirar. Esta semana, un numeroso grupo de firmantes, convocados por CitizenGO, se concentraron para mostrar su solidaridad con los padres llevando globos azules, carteles con la etiqueta #IamCharlieGard y un mono de peluche, el favorito de Charlie.

Un pequeño grupo de personas acompañó a los padres de Charlie en la entrega de firmas
Un pequeño grupo de personas acompañó a los padres de Charlie en la entrega de firmas / CitizenGO

El pasado fin de semana y gracias a los cientos de miles de firmas que el hospital había recibido, se produjo la primera esperanza para frenar el intento de “descartar” la vida de Charlie desde que los médicos del hospital decidieran, en contra del criterio de los padres, que debía acabarse con la vida del bebé y quitarle el soporte vital que le permite respirar.

Connie Yates:  «Charlie es nuestro hijo, es nuestra carne y nuestra sangre. Tenemos derecho a darle la oportunidad de vivir»

Los padres de Charlie, Connie Yates y Chris Gard, participaron este domingo en una concentración frente al centro hospitalario y entregaron las firmas a los administradores del Hospital Great Ormond de Londres.

Connie Yates, madre de Charlie, envió un mensaje a la Justicia británica y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos: “Charlie es nuestro hijo, es nuestra carne y nuestra sangre. Creemos que tenemos derecho como padres a darle la oportunidad para que viva”.

Su padre, Chris Gard, añadió que su hijo necesitaba un especialista y por lo tanto necesitan enviarlo a Estados Unidos “para darle la oportunidad que merece” con los recursos económicos que la familia ha conseguido.

El presidente de CitizenGO, Ignacio Arsuaga, ha explicado que “medio millón de personas se han movilizado porque han comprendido que está en juego la vida de Charlie pero también la libertad y los derechos fundamentales de los padres y, en última instancia, la consideración del ser humano como un bien en sí mismo y no como un mero objeto sobre el cual el Estado pueda decidir”.

Comentarios

Comentarios