Las mujeres que pertenecieron a la narcoguerrilla delas FARC tenían prohibido estar embarazadas.
Las mujeres que pertenecieron a la narcoguerrilla delas FARC tenían prohibido estar embarazadas.

El Consejo Político del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, formación dirigida por los miasmas personas que la narcoguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ha reconocido que obligaba a abortar a sus guerrilleras.

En un comunicado titulado “Por una política que privilegie las ideas, no más campaña sucia” la organización trata de hacer de menos las acusaciones de violencia sexual y aborto que caen sobre sus dirigentes.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En el escrito difundido este martes se califica a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia como una “organización política con normas de convivencia y reglamento estricto para los y las combatientes que definían el relacionamiento interno y con la población civil”.

“Las mujeres embarazadas debían tomar la decisión de asumir su maternidad y retirarse de la fuerza o dar por terminado su estado”

Dichas normas, sostienen, desarrollaron “una política de respeto e inclusión de la mujer y apostó por la construcción de valores revolucionarios en los hombres y mujeres que conformaron nuestras filas”.

Sin embargo, se admite que el embarazo estaba totalmente prohibido en sus filas: “La normativa interna explicaba a las mujeres que buscaban el ingreso a la guerrilla que, debido a los rigores de la guerra, no se admitían embarazos”.

En caso de que tal norma no fuera respetada “las mujeres embarazadas debían tomar la decisión de asumir su maternidad y retirarse de la fuerza o dar por terminado su estado“, esto es, someterse a un aborto.

También te puede interesar:

El hombre que cometió 500 abortos en las selvas colombianas, en libertad

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".