En Holanda, el número de muertos por eutanasia ha crecido un 250% desde la aprobación de la ley en 2002.
En Holanda, el número de muertos por eutanasia ha crecido un 250% desde la aprobación de la ley en 2002.

Desde que en diciembre de 2015 se aprobará la eutanasia, Quebec, con una población de 8,5 millones, esta práctica no ha parado de crecer. Así, 1664 ciudadanos ha sido eutanasiados, según un informe presentado recientemente en el Parlamento de la provincia de Canadá. 

En concreto, 845 murieron de julio de 2017 a marzo de 2018 y 638  lo hicieron de julio de 2016 a junio de 2017.  Estas cifras ponen de manifiesto el incremento que ha habido de muertes mediante eutanasia.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

BioEdge, portal especializado en bioética, destaca la extraña manera en la que el informe recoge los datos y  ofrece unas estadísticas que muestran la gravedad de legalizar la eutanasia, según informa Religión en Libertad.

Las cifras se disparan

Sobre una base mensual, el número de personas que recibieron “asistencia médica para morir”. Lo que se traduce en otras palabras como eutanasia. En este sentido, aumentó de 53 por mes en 2017 a 93 en 2018. Es decir, se incrementó un 75%.

Asimismo, el estudio muestra que casi el 10% de las muertes informadas por eutanasia no se llevaron según lo que contempla la ley, sino que faltaría algún papel o simplemente se habría vulnerado la letra de la normativa. En el periodo anterior este porcentaje era del 8%. Con ello, se demuestra que las irregularidades también han aumentado.

Los expertos se muestran preocupados

En este sentido, tres expertos en Bioética de Quebec en el Journal of Medical Ethics, aseguran que la ley de eutanasia se está convirtiendo en primera instancia para muchos pacientes. 

En su opinión, las solicitudes para la eutanasia deben ser investigadas y tratadas con mucha más cautela. Para estos tres expertos, en Quebec se puede estar dando de manera “abrupta” y “sin una evolución documentada” lo que puede provocar que las solicitudes sean tratadas no sólo de lo moral, sino simplemente como trámites administrativos o legales.

Comentarios

Comentarios