Miembros de los Caballeros de Colón muestran la imagen de un bebé en la pantalla de un ecógrafo. / KoC
Miembros de los Caballeros de Colón muestran la imagen de un bebé en la pantalla de un ecógrafo. / KoC

Un programa lanzado en 2009 para donar máquinas de ultrasonido (ecógrafos) a los centros de ayuda al embarazo de Estados Unidos superó las 1.000 unidades gracias al trabajo caritativo de los Caballeros de Colón, la organización benéfica laical más grande del mundo.

“La construcción de una cultura de la vida nos exige a todos esforzarnos por el trato justo de los niños recién nacidos inocentes y acompañar con compasión a las mujeres que enfrentan embarazos de crisis”, dijo el Caballero Supremo de los Caballeros de Colón, Carl Anderson, en la edición de enero de 2019 de la revista Columbia, publicada por la organización.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Este programa está salvando cientos de miles de vidas”, resaltó.

La máquina número 1.000 fue donada a la clínica médica gratuita Mother of Mercy (Madre de la Misericordia) en Manassas, del estado de Virginia.

El programa benéfico ha puesto una máquina de ultrasonido patrocinada por los Caballeros en todos los estados de Estados Unidos, y en Puerto Rico, Brasil, Canadá, Jamaica y Perú, así como países de África.

Anderson dijo que la máquina número 1.000 marcó “un hito histórico”, y agregó que “todavía hay muchos más hitos por delante en las vidas de miles de niños por nacer vulnerables”.

“Nuestra iniciativa de ultrasonido debe continuar expandiéndose en cada comunidad donde se necesita”, acotó.

Lauren, una mujer de South Bend, Indiana, que se benefició del programa dijo a la revista Columbia que cuando estaba embarazada hace dos años, no estaba segura de qué decisión tomar y no sabía qué esperar de un procedimiento de ultrasonido. Luego se dirigió al Centro de Atención para Mujeres en South Bend, lugar beneficiado con una de los ultrasonidos.

“La única forma en que puedo describirlo es que me cambió en un abrir y cerrar de ojos. En el momento en que vi a mi hijo en la gran pantalla frente a mí, supe que iba a ser madre. No importaba lo que había pensado antes, lo único que importaba era amar a mi hijo y preocuparse por su seguridad. Vi sus pequeños pies y sus pequeños brazos. Escuché el latido de su corazón mientras la observaba frente a mí. Todavía tengo las imágenes de la ecografía que me dieron ese día, el día que cambió mi vida para siempre”, aseguró.

Lauren aún asiste a la universidad y trabaja para que su hija tenga un futuro mejor. Además, dijo que las mujeres embarazadas en circunstancias similares “no deben tener miedo de pedir ayuda”, porque “no están solas”.

El programa de ultrasonido se lanzó en 2009 con el objetivo de donar 1.000 máquinas a centros de embarazo calificados. Éstas tienen un costo de aproximadamente 30.000 dólares cada una.

Para que un centro sea beneficiado se evalúan criterios como el personal, las finanzas y otros recursos para justificar la compra de un ultrasonido; si la ubicación, la carga de pacientes y las horas de operación justifican el “gasto principal”, los costos continuos y los compromisos de personal; si las prácticas, políticas e historia del centro son consistentes con la ética católica; y si el centro de embarazo acoge a los católicos como empleados, voluntarios y clientes.

Los Caballeros de Colón son una organización fraternal católica fundada en 1882 por el P. Michael J. McGivney y cuenta con cerca de 2 millones de miembros en todo el mundo.

* Traducido y adaptado para ACI Prensa por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Comentarios

Comentarios