EFE.
Los médicos retirarán la alimentación artificial a la pequeña Andrea, aquejada de una enfermedad degenerativa incurable, según ha informado hoy el letrado que asiste a su familia, Sergio Campos, tras reunirse con el equipo médico.

El abogado ha dicho a la salida del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) que la niña tendrá una muerte digna, como pedían sus padres, Estela Ordóñez y Antonio Lago, y ha celebrado que finalmente «la cordura» se haya impuesto y que la petición haya sido atendida.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según han informado fuentes judiciales, el juzgado de primera instancia número 6 de Santiago recibió ella mañana una notificación del centro médico en la que se comunicaba la posibilidad de un nuevo tratamiento paliativo, consistente en retirar la alimentación y mantener únicamente la hidratación necesaria para permitir la sedación.

Tras una reunión con los padres de la niña, el juez de primera instancia Roberto Soto ha emplazado a la familia y al hospital a mantener una reunión para tratar de llegar a un acuerdo, de cuyo cumplimiento hará ahora un seguimiento el propio juzgado.

El abogado de la familia habla de «cordura»

El abogado de la familia ha dicho que la niña tendrá una “muerte digna”, como pedían sus padres, Estela Ordóñez y Antonio Lago, y ha celebrado que finalmente «la cordura» se haya impuesto y que la petición haya sido atendida.

Ha comentado que el hospital les ha hecho saber que «mudan el criterio, que proceden a la retirada de la alimentación», y ha añadido que tampoco saben «exactamente qué es lo que ha pasado por la mente del equipo médico para variar sustancialmente» su postura.

Campos ha indicado que desconoce si el desenlace será cuestión de días o de semanas, pero «lo que sí está claro es que Andrea va a tener un final dulce, un poco más fácil que la vida que ha tenido hasta ahora».

Los padres, que no han comparecido ante la prensa, han pedido respeto e intimidad, dado que, según ha dicho el abogado, «empieza el momento de la cuenta atrás y están preparándose para despedirse de Andrea«, a la que en breve visitarán sus abuelos.

Sobre el tratamiento ha explicado que se va a dejar una «mínima dosis» de hidratación, «la justa» para que los fármacos actúen», dado que «el organismo necesita de algo de hidratación para metabolizar» los sedantes.

«Es únicamente lo que se le va a administrar, una sedación entendemos que fuerte, para que la niña no sienta dolor, y la mínima hidratación para que esa sedación surta efecto», ha precisado. Campos presentó recientemente a la Justicia una solicitud de suspensión del tratamiento médico que estaba recibiendo la menor debido a la «extrema gravedad» de su situación y a la «absoluta irreversibilidad» de su dolencia.

 

Comentarios

Comentarios