Alfie Evans.
Alfie Evans, de 22 meses de edad, en su cama del hospital Alder Hey, de Líverpool.

La familia de Alfie Evans continúa luchando para mantener con vida a su pequeño hijo de 22 meses. Después de que la Corte Suprema sentenciara el pasado 20 de marzo que el hospital Alder Hey podía desconectar al pequeño de la ventilación que le mantiene con vida, Thomas y Kate Evans pretenden llevar el caso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Con la sentencia del pasado 20 de marzo la Corte también sentenció que no había recurso posible a la decisión y mantuvo el criterio mostrado por el juez Hayden el 20 de febrero, del que dijo que era «indiscutible», por lo que según el «mejor interés para el menor«, confirmó su sentencia a muerte.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Para poder eludir la imposibilidad de la Corte Suprema para apelar la sentencia, la familia ha solicitado permiso al tribunal para abandonar el hospital y en caso de que sea rechazada la petición, como en el caso de los padre de Charlie Gard, entonces la familia pretende poner una demanda contra el Reino Unido, y no contra el centro hospitalario, «por que el Reino Unido ha infringido sus derechos humanos como padres».

En el Reino Unido la ley sobre el final de la vida da al hospital mucho poder sobre el enfermo inconsciente

La petición de los padres de Alfie Evans se resolverá en los próximos días, y dependiendo de la respuesta, se darán los siguientes pasos, que les llevarían ante el Tribunal de Estrasburgo y le darían un nuevo margen de vida al pequeño Alfie.

Los padres de Alfie Evans  llevaron al niño al hospital con siete meses, probablemente a causa de un desorden metabólico, que en estos 15 meses el hospital no ha sido capaz de diagnosticar.  Sin embargo, en el Reino Unido la ley sobre el final de la vida da al hospital mucho poder sobre el enfermo inconsciente. La ley, de hecho, afirma que si hay un desacuerdo entre los familiares y el hospital, éste puede acudir al tribunal para pedir que se retire el la custodia a los padres y se conceda el poder de decisión a un tutor que elija en nombre “del interés del menor”. Y eso es lo que ha ocurrido en este caso, así como en los de Charlie Gard o Isaiah Haastrup.

También te puede interesar:

El pequeño Alfie, otro ‘Charlie Gard’, al que los médicos quieren matar porque su «vida es inútil»

Comentarios

Comentarios