Chris Gard y Connie Yates entregan las firmas de la campaña de CitizenGO a favor de su hijo /CGO
Chris Gard y Connie Yates entregan las firmas de la campaña de CitizenGO a favor de su hijo /CGO

Tras una batalla judicial de meses, similar a la desarrollada por la familia de Alfie Evans, el niño fallecido en la madrugada de este sábado 28 de abril de 2018, murió en el hospital Great Ormond Street del Reino Unido Charlie Gard.

Sus padres quisieron llevarlo a los Estados Unidos, donde les ofrecían un tratamiento alternativo y experimental. El Hospital también les impidió llevarse a su hijo a casa para morir en la intimidad del hogar.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En las últimas horas, Chris Gard y Connie Yates, padres de Charlie han seguido con especial intensidad el devenir de la lucha de la familia Evans en Liverpool y con el dolor añadido de su propia experiencia.

En la convicción de que se hace necesaria una modificación legal que proteja los derechos de los menores en situación sanitaria grave y vele por la patria potestad de los padres, el matrimonio Gard lleva trabajando varios meses con consultores pediátricos, especialistas en ética médica, abogados y políticos británicos para encontrar una vía legal adecuada.

Tal y como informa National Review, los padres de Charlie Gard refirieron a través de la página de Facebook ‘Charlies Fight’ que «una vez que los casos son públicos, es difícil que las personas sean plenamente conscientes de las complejidades y esto a menudo lleva a juicios mal informados en ambos lados y crea conflictos innecesarios».

También te puede interesar:

Una sociedad enferma, que se moviliza por un perro y deja morir a un niño

Comentarios

Comentarios