Michael Hickson, antes de morir al negarle tratamiento contra la covid-19 por estar tetrapléjico.
Michael Hickson, antes de morir al negarle tratamiento contra la covid-19 por estar tetrapléjico.

Las organizaciones provida Texas Right to Live, Live Action y Life News denuncian la muerte de Michael Hickson, por hambre y falta de tratamiento. Hickson estaba paralizado por tetraplejia desde mayo de 2017 después de sufrir un ataque cardíaco y recibir reanimación cardiopulmonar.

Sobrevivió, pero sufrió una lesión cerebral por la pérdida de oxígeno y una lesión en la médula por la reanimación cardiopulmonar que se le practicó, según explica su mujer. El daño cerebral le impedía cierta comunicación verbal, pero no así la comprensión, ni el habla, como se puede ver en este vídeo familiar de 2018. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Michael estaba consciente y alerta durante su enfermedad reciente de Covid-19, respondía a las bromas, movía la cabeza y fruncía los labios en una llamada por videoconferencia con su mujer, Melissa, cuando ésta le solicitó un beso. Melissa le preguntó si quería rezar con ella y con sus hijos y Michael asintió. La pareja tiene cinco hijos. Pero el médico del hospital pronto le comunicó a Melissa lo que habían decidido para su marido: internarlo en un hospicio en contra su voluntad.

En una conversación grabada, el médico del hospital le dice a Melissa que su esposo no recibiría tratamiento adecuado debido a su discapacidad, a pesar de los deseos de ella de hacer todo lo preciso para curarlo.

– El médico de St. David: «Porque ahora mismo, su calidad de vida… no tiene mucha».

– Melissa: «¿Qué quiere decir? ¿Porque está paralizado por una lesión cerebral no tiene calidad de vida?»

– El doctor de St. David: «Correcto».

Mientras la esposa de Michael litigaba por la vida de su esposo, un juez nombró a una organización del área de Austin llamada Family Eldercare como tutor temporal sobre Michael. Family Eldercare autorizó la decisión del hospital de no tratar a Michael. 

El médico reitera, en la conversación grabada, que la esposa de Michael no tiene nada que decir al respecto: «pero en este momento, haremos lo que consideremos mejor para él junto con el estado y esto es lo que decidimos… esta es la decisión entre la comunidad médica y el estado«.

Según denuncia Texas Right to Life, a Michael le sentenciaron a dejarle “morir de hambre” y sin tratamiento durante seis días -solo le mantuvieron el oxígeno, según la prescripción que también se escucha en la conversación grabada, y todo a pesar de la voluntad de Melissa que quería salvar a su esposo. Hickson falleció el 11 de junio de 2020, seis días después de esta decisión.

Melissa declaró: «Estoy luchando por comprender cómo y por qué ha sucedido esto. Perdí a mi mejor amigo, mi media naranja, la otra mitad de mi corazón «. 

“Me despojaron de mis derechos como esposa, y me fui impotente viendo a mi esposo ser ejecutado. Ahora no tengo esposo, soy viuda a los 47 años. Mis hijos se quedaron sin padre. No podrán celebrar el Día del Padre. Nos lo han quitado todo. No tengo otras palabras para expresar cómo me siento hoy, excepto dolor, enojo y frustración”, se lamenta su esposa.

El drama de Hickson recuerda mucho al de Terri Schiavo (también en EE.UU.) y al de Vincent Lambert (Francia). En los tres casos el engranaje de la cultura de la muerte se alió con médicos y jueces para decidir la “eutanasia” impuesta a estos pacientes con parálisis cerebral, sin contar con el consentimiento ni del propio enfermo ni de sus familiares cercanos. 


Hickson, según las noticias, había contraído el Covid-19; pero ni Terri ni Vincent tenían una enfermedad infecciosa que requiriese un tratamiento añadido, aún así sendos jueces decidieron sobre su vidas: que se les dejase morir de hambre y sed. Alguien decidió por encima de ellos y de sus familiares y consideró que no alcanzaban esa “calidad de vida suficiente”.

¿Eutanasia?, ¿eugenesia? 

La vida de los más vulnerables e indefensos está en riesgo.

Comentarios

Comentarios