Imaginemos que un ciudadano norteamericano de los años 30 hubiera denunciado a Al Capone, por sus turbios manejos, lucrándose con el crimen. ¿Qué diríamos si el juez en lugar de procesar al gángster, acusara al ciudadano?

Mutatis mutandis, eso es lo que ha hecho un jurado de Texas al pretender meter en chirona a David Delaiden, un ciudadano norteamericano, que ha denunciado, mediante una serie de videos cómo se lucra una organización criminal, Planned Parenthood, con el tráfico de ninos asesinados.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El gran jurado en Texas, Estados Unidos, ha presentado cargos criminales que implican hasta 20 años de prisión contra las dos personas que realizaron videos con cámara oculta para evidenciar la venta ilegal de órganos de bebés abortados por parte de Planned Parenthood.

El investigador principal del Center for Medical Progress, y autor principal del vídeo, David Daleiden, se enfrenta a un cargo de delito grave de segundo grado por la “manipulación de un registro gubernamental”, y un cargo menor por violar la “prohibición de la compra y venta de órganos humanos”.

El jurado impuso los mismos cargos contra Sandra Merritt, que posaba como “Susan Tennenbaum”, el director general de BioMax, la empresa interesada en comprar los órganos de bebés.

La ley del estado de Texas sólo permite que alguien sea acusado de un delito tan grave “si la intención del actor en la comisión del delito era de defraudar o perjudicar a otros”. Ese cargo de delito grave por sí solo lleva una pena de entre 2 y 20 años de prisión y una multa de hasta 10.000 dólares.

Irónicamente, la investigación comenzó después de que Delaiden y Merritt se hicieron pasar por socios de negocios dispuestos a pagar Planned Parenthood por las partes de fetos abortados para una empresa ficticia que los usaría en experimentos científicos, con lo que esperaban imponer un delito penal a la compañía promotora del aborto.

En los videos publicados se muestra, entre otros, a la directora de investigación de Planned Parenthood, Melissa Farrell, que admite múltiples crímenes y violaciones éticas, incluyendo la ganancia económica con el tráfico de órganos humanos al igual que alterar el proceso de aborto innecesariamente con el fin de conseguir “los mejores ejemplares.”

A raíz de esto, el vicegobernador republicano Dan Patrick exigió una investigación sobre el material de archivo en julio pasado. A su vez, el Gobernador Greg Abbott expulsó a Planned Parenthood  del sistema estatal de Medicaid en octubre pasado mientras que funcionarios de la oficina del Inspector General allanaron varias sedes de la empresa abortista en todo el estado.

La Fiscalía apoya la decisión del jurado

Sin embargo, la decisión del jurado fue investigar a los provida y no a la organización pese a las pruebas documentales. La Fiscal de Distrito del Condado de Harris, Devon Anderson, que fue nombrada para su cargo en 2013, dijo que apoyaba la decisión del gran jurado.

Center for Medical Progress: “Planned Parenthood no puede negar los ingresos sobre la venta de órganos fetales, evidenciados en los videos que ha visto todo el mundo”

Planned Parenthood, la organización criminal, se defiende de las acusaciones, afirmando que Delaiden y quienes grabaron los vídeos mienten: “La gente detrás de este fraude mintió y violó la ley con el fin de difundir mentiras maliciosas sobre Planned Parenthood para avanzar en su agenda política extrema anti-aborto”, afirma Melaney Linton, directora general de la multinacional abortista en la Costa del Golfo.

Linton se alegra de que la justicia quiere ahora actuar contra Delaiden. “A medida que el polvo se asienta y se descubre la verdad, se ha aclarado que las únicas personas que se involucraron en actos ilícitos son los criminales que están detrás de este fraude, y estamos contentos de que se les pidan cuentas”.

Por su parte, el Center for Medical Progress asegura que respeta los procesos judiciales pero pide a la fiscal tener en cuenta que “la compra de tejido fetal requiere un vendedor, también” y que “Planned Parenthood no puede negar los ingresos sobre la venta de órganos fetales, evidenciados en los videos que ha visto todo el mundo”.

La multinacional del aborto apoya públicamente la campaña de Hillary Clinton, favorita para la Casa Blanca

Los diferentes grupos provida se han manifestado en Estados Unidos e invitan a firma una petición para pedirle al jurado que retire los cargos e investigue a Planned Parenthood.

Son conocidas y notorias las sinergias entre Planned Parenthood y Obama. De hecho, la multinacional del aborto,  ha decidido dar su apoyo público a la campaña de Hillary Clinton la candidata en las primarias demócratas, y gran favorita para suceder a su marido en la Casa Blanca.

Comentarios

Comentarios