En el estado de Missouri existen varias leyes que restringen severamente el aborto. Entre ellas, la obligación de esperar un mínimo de 72 horas entre la primera cita y el día de la operación o la obligación de informas a las pacientes de que el aborto “terminará con la vida de un ser humano, único e independiente”.

Como recoge el portal de noticias Slate.com, la polémica se remonta al año 2015, cuando una mujer satanista preñada planteó una queja formal en los juzgados alegando que, al ser obligatorias las dos visitas a la clínica -antes y después de las 72 horas de espera-, los costes de transporte eran demasiado altos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

También esgrimió la justificación religiosa, al argumentar que las restricciones abortivas chocaban con sus “creencias religiosas” y con la idea de que su cuerpo es “inviolable”.

Ambos grupos han conseguido que algunas restricciones no se apliquen

Aunque en última instancia el caso fue desechado porque la demandante ya no estaba embarazada, los satanistas aprovecharon la ocasión para iniciar una campaña de acoso y derribo contra estas restricciones.

Desde entonces, y aliados junto a Planned Parenthood, han conseguido que algunas de estas prohibiciones no se apliquen.

En Missouri se han abierto dos clínicas abortivas más y otras tienen el visto bueno para construirse. Antes de la polémica, en Missouri tan solo existía una clínica de este tipo.

También te puede interesar: 

Hasta el Congreso de EEUU reconoce que Planned Parenthood cometió varios delitos federales

 

 

Comentarios

Comentarios