Imagen referencial de pareja del mismo sexo. /Pixabay
Imagen referencial de pareja del mismo sexo. /Pixabay

Dos varones se convertirán en la primera pareja homosexual de Gran Bretaña en acceder a los servicios públicos de fecundaicón in vitro en el país para posteriormente implantar el embrión en el vientre de una mujer contratada al efecto, que además puede ser la donante del óvulo.

Desde el año 2013, el Servicio Nacional de Salud puede ofrecer de manera legal tratamientos de fecundación in vitro a parejas del mismo sexo y a mujeres solteras con problemas de fertilidad en Escocia, Inglaterra y Gales (los tres países que forman Gran Bretaña).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Esta práctica no incluía la intervención de vientres de alquiler o maternidad subrogada, por lo que en la práctica la ley sólo amparaba a las mujeres (lesbiana o no) que pudieran gestar los embriones fecundados de forma artificial, según informa el rotativo Daily Mail. Desde hace dos años, esa limitación ya no es aplicable en Escocia.

En Inglaterra no es posible realizar este tratamiento combinado con la contratación de un vientre de alquiler

Esta pareja formada por dos hombre, de quienes no ha trascendido los nombres, cuando solicitaron a través de internet una donante de óvulos para realizar el tratamiento de fecundación artificial. El Sistema Nacional de Salud en Escocia les respondió que no tenían donantes anónimas, pero que ellos podrían sugerir el nombre de una.

El Gobierno escocés ha reconocido que ofrece estos tratamientos, pero que es la pareja la que debe encontrar a la donante de óvulos.

En Inglaterra no es posible realizar este tratamiento combinado con la contratación de un vientre de alquiler, mientras que en Gales este caso sólo ses posible en el caso de que falle cualquier otra opción de fecundación artificial y estrictamente por razones médicas.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.