El doctor Hirano y Charlie Gard
El doctor Hirano y Charlie Gard

Ahora que la esperanza se ha desvanecido y el destino de Charlie Gard está sellado, los actores de este terrible culebrón empiezan a echarse la culpa unos a otros de tan lamentable espectáculo, tan solo unas horas después de que los padres renunciasen a la batalla legal.

El acusado principal, por parte del Great Ormond Street Hospital donde se encuentra Charlie, es el doctor Michio Hirano, uno de los mayores expertos del mundo en la extraña enfermedad mitocondrial que padece el bebé.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Este médico se ofreció -al igual que otros en Italia o España- para trata al pequeño Gard a la vez que aseguraba que con su terapia había entre un 11 y un 56 de posibilidades de ofrece a Charlie una vida normal.

Los padres se aferraron a él y desde el principio pidieron poder trasladar a su hijo a EEUU a pesar de que había más ofertas de otros hospitales.

Pero ellos lo tenían claro: el doctor Hirano había salvado la vida a otros niños con enfermedades raras y podía hacerlo con el suyo.

El hospital acusa al médico norteamericano de dar falsas esperanzas a los padres cuando no había nada que hacer

El proceso legal demoró tanto el traslado -el cual ni siquiera estaba aprobado, pues el juez tenía que tomar una decisión este martes- que al final ya es demasiado tarde y los padres han decidido que lo mejor para su hijo es desconectarlo. ¿Pero realmente había opciones de curarlo?

He ahí la cuestión, y en lo que insiste el Great Ormond Street, que acusa al médico norteamericano de dar falsas esperanzas a los padres cuando no había nada que hacer.

Es más, desde el hospital insisten en que la verdadera razón del ofrecimiento de Hirano es por puro interés en promocionar su tratamiento, el Nucleoside Bypass Therapy.

Y que aunque éste pueda ayudar a otros niños en el futuro, no era el caso de Charlie Gard.

Chris Gard anuncia que ya es tarde para el tratamiento experimental para su hijo Charlie.

Basan su acusación en que el doctor Hirano ni había acudido al hospital, ni se había leído los informes y visto las imágenes de los scanners.

Tan sólo acudió cuando el Tribunal se lo pidió -el 17 de julio- y tras examinar las últimas imágenes, reconoció que ya no quedaba nada qué hacer por él.

Los otros Charlie Gard

Sin embargo el doctor Hirano tiene varios defensores, aquellos padres a cuyos hijos les ha salvado la vida. Es el caso de los progenitores de Art Estopinan, un caso parecido al de Charlie que salió adelante gracias al tratamiento de este médico.

“Creo que el doctor Hirano es un ángel, un santo, salvó a mi hijo y a otros 16 u 18 niños”, dice el padre de Art. Pero este hombre no solo alaba la labor del científico, sino que critica la de los médicos del Great Ormond Street Hospital.

Les echa en cara que su oposición inicial al tratamiento -en enero- haya pospuesto ocho meses el viaje a EEUU hasta conseguir que sea demasiado tarde.

Lo cierto es que la postura de los profesionales del centro británico ha sido siempre la misma: Charlie no puede vivir.

Connie y Chris han dudado varias veces de la versión médica sobre los daños irreversibles

A los pocos meses de confirmarse la enfermedad, dijeron haber detectado daños irreversibles en el cerebro y tomaron una decisión de la que nunca han dudado.

Hasta el lunes, los propios padres, Connie y Chris, han dudado varias veces de la versión médica sobre los daños irreversibles, de ahí que hayan luchado hasta el final por darle una oportunidad a su hijo.

Aunque su discrepancia en el criterio no les ha hecho desmerecer el trato que el hospital ha brindado a Charlie, actitud que han reconocido y agradecido, pues sin ellos su hijo hubiese muerto hace mucho.

De hecho, los padres han pedido que nadie les acuse o amenace de nada, tras las denuncias del hospital por amenazas de muerte.

Los siguiente pasos de Charlie

La falta de culpables ha provocado un cruce de acusaciones que busca responsables para una situación inevitable.

¿Se hubiese salvado Charlie si en enero hubiese viajado a EEUU? Imposible saberlo. ¿Se equivocó el hospital al negarle viajar? 

Cabe recordar que no solo el doctor Hirano apostaba por la posibilidad de recuperación del bebé, también desde Italia y España se alentó esa vía.

Sea como fuere, nadie va a demandar al hospital por negligencia médica -una posibilidad si se hubiese curado Charlie, ya que demostraría que estaban equivocados-.

Los próximos pasos de la familia Gard serán aprovechar hasta el último instante con su hijo que lamentablemente no llegará a cumplir un año el 4 de agosto y decidir qué hacer con el dinero de las donaciones que cientos de personas hicieron para salvarle la vida.

La intención de la familia es crear una fundación con el casi millón y medio de euros que llegó a recolectar para financiar el viaje a Estados Unidos para ayudar a otros pequeños en situaciones parecidas, aunque no han dado más detalles al respecto pues su prioridad es estar con su hijo mientras puedan.

“Charlie tenía una posibilidad real de mejorar. Ahora, por desgracia, es demasiado tarde para él, pero no lo es para otros con esta horrible enfermedad u otras enfermedades. Seguiremos ayudando y apoyando a las familias de niños enfermos que tratan de salvarles su vida y hacer que Charlie viva en la vida de otros. Le debemos a él no dejar que su vida sea en vano”, declaró su madre Connie.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.